Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Algar no logra contratista para una obra de 348.000 €

Ninguna empresa se ha interesado por reconstruir la Casa Abadía como centro polivalente con una zona de recreo para los mayores

Solar anexo a la Casa Abadía. | LEVANTE-EMV

Ninguna empresa se ha presentado para ejecutar la reconstrucción de la nueva Casa Abadía en Algar de Palancia. La licitación quedaba desierta, sin que el ayuntamiento recibiera ninguna oferta para acometer estas obras. Un hecho que se viene repitiendo con demasiada frecuencia en la comarca en los últimos meses y que sus alcaldes atribuyen al encarecimiento de los materiales de construcción tras la pandemia y ahora, por el conflicto bélico en Ucrania.

La reconstrucción de la antigua casa del cura salía a licitación por 348.600 euros, de los que 100.000 eran aportados de fondos municipales y el resto de los planes provinciales de la diputación, tal y como avanzaba a Levante-EMV el alcalde de la localidad, Juan Emilio Lostado.

El proyecto se iniciaba con la demolición del inmueble, que amenazaba ruina, con riesgo de afección de la casa colindante, después de un llamativo periplo en busca del titular de la propiedad ya que desde un principio se mantuvo que el inmueble pertenecía a la Iglesia, trámites que retrasaron la actuación pese a la urgencia. Sin embargo, después de un arduo trabajo de investigación se pudo constatar que el inmueble no estaba escriturado a su nombre y que era propiedad municipal.

Esto aceleró el proceso y permitió tirar la casa abajo para volver a construirla y destinarla a un nuevo uso. A este respecto, la casa se pretende convertir en un centro polivalente, con actividades bien diferenciadas en ambas plantas.

La planta baja, de 150 metros cuadrados, se adecuará para albergar el futuro museo etnológico de Algar, mientras que la primera planta, de aproximadamente 200, se destinará a zona de recreo y esparcimiento para las personas mayores. Para ello, ha sido necesario la compra de más terrenos, en concreto un huerto colindante de cinco hanegadas, que se convertirá en un patio al aire libre para los usuarios de este centro de recreo. «La idea es que puedan salir a pasear, tomar el sol, realizar actividades al aire libre...», explicaba el alcalde.

En cuanto a la licitación, desde el ayuntamiento se están buscando alternativas. «La idea es contactar con empresas y constructores locales para ver si pueden ejecutar las obras cuanto antes» , ya que estas están sujetas a unos plazos que marca además la subvención, terminaba Lostado.

Compartir el artículo

stats