Niños saharauis encuentran en Morvedre un lugar de acogida

Una jornada organizada por Sapiencia en Casa Penya se sumó a la participación de particulares en el programa 'Vacances en Pau'

Momentos de la actividad en la Casa Penya de Sagunt.

Momentos de la actividad en la Casa Penya de Sagunt. / Levante-EMV

Laura Cabezas

Varios municipios de la comarca del Camp de Morvedre se han convertido este verano lugar de descanso y centro de actividad para los niños saharauis. Al margen de la participación de particulares en el programa "Vacances en Pau' para darles un respiro en sus propias casas, Sagunt vivió una jornada de ciencia y astronomía para las familias.

El objetivo de 'Vacances en Pau' es alejarles de las extremas condiciones del desierto, mejorar su salud y reivindicar su causa puesto que el pueblo saharaui está en el exilio desde 1975, casi 50 años. "El programa es vital a nivel educativo, ya que pueden ver lo que estudian en los libros de geografía. También es importante a nivel sanitario para detectar problemas de salud y mejorar otros problemas nutricionales. Además, se crean lazos entre las familias de acogida y las saharauis", señala Ester Montalbán, coordinadora de este programa. Desde la entidad añaden que "se da también la oportunidad a estos niños y niñas para difundir la causa y decir que quieren vivir en un Sáhara Libre en paz".

Esta edición de 2023 ha permitido acoger este verano en toda España a 2.800 pequeños. En lo que respecta a la Comunitat Valenciana llegaron 97 niños y niñas, entre 8 y 9 años en su mayoría. Una cifra superior a la del pasado año, ya que ha incrementado un 10%, según datos de la entidad. A pesar de ello, la coordinadora lamenta que "más de 4,000 niños y niñas se han quedado sin poder salir de los campamentos por falta de familias de acogida". Asimismo, indica que en 2019 vinieron más del doble que este año, pues "durante la pandemia, no se pudo hacer porque no había vuelos ni se facilitó por parte de España vacunas para la población saharaui. No hubo ninguna ayuda extra, al contrario, se aisló a la población".

Actividades

Lejos de ese panorama, la asociación Sapiencia impulsó en la Casa Penya de Sagunt una actividad que, a través de la astronomía, reunió a una quincena de pequeños junto con sus familias de acogida. Esta divulgación científica es una colaboración con el proyecto Amanar que se enmarca dentro del programa ‘Vacances en Pau’. 

En esta jornada visitaron la antigua casa arrocera de la mano de Laura Llopis, miembro de la asociación Agró. También jugaron con la gravedad y aprendieron cómo se realizó la primera estimación conocida del tamaño de la Tierra a cargo de varios miembros de Sapiencia. Finalmente, tras una cena en un ambiente distendido, tuvo lugar la observación astronómica de la mano del Observatorio Astronómico de la Universitat de València.

Durante julio, este programa también realizó otras actividades como recepciones institucionales, la visita a las cuevas de la Vall, Aquarama y la trobada saharaui en el Centro Cultural del Carmen, organizada por el programa Valencia Defensa y por Movaps, en la que se proyectó un corto y se llevó a cabo un taller.

El mes de agosto ha contado con actividades relacionadas con el deporte, como visitas deportivas al Valencia CF y Levante UD, en la que los niños pudieron conocer las instalaciones y ver algún partido de inicio de temporada del equipo 'che'. No obstante, el 29 de agosto, los niños saharauis regresarán a su país, lo que supondrá el final de este programa de verano 2023.

Origen y trayectoria Amanar

Jorge Rivero González, responsable de la oficina de comunicación y divulgación del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC) y miembro de GalileoMobile Amanar indica que "el proyecto Amanar nace con el objetivo de apoyar a las comunidades de refugiados saharauis utilizando la astronomía para aumentar su resiliencia, a través del desarrollo de habilidades y actividades de empoderamiento, ya que el proyecto facilita el desarrollo de habilidades científicas, como el pensamiento crítico, mediante la realización de actividades prácticas y observaciones del cielo". Además, Rivero señala que "el programa promueve talleres docentes para incentivar a los educadores a utilizar la astronomía como herramienta didáctica para contribuir al mejoramiento de la calidad de la enseñanza en la región".

Amanar surgió en 2019 como una colaboración del proyecto GalileoMobile con el Instituto de Astrofísica de Canarias, la Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui (ACAPS), y con el apoyo de la Unión Astronómica Internacional. Durante aquel verano se organizó actividades prácticas de astronomía y visitas a observatorios profesionales en Canarias para los niños saharauis y sus familias de acogida participantes del programa Vacaciones en Paz en Tenerife, Gran Canaria y La Palma. En octubre del mismo año, Amanar organizó actividades educativas y de formación de profesores en los campos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) y donó kits de material educativo. También se llevó a cabo un estudio etnográfico sobre el conocimiento tradicional saharaui del cielo. En total, 635 niños, 66 docentes y 150 personas del público en general participaron en las actividades del proyecto.

Madrid, Barcelona, Granada o A Coruña

Tras la pandemia, en 2022 el programa de verano se volvió a realizar en Canarias y se expandió también a otros territorios de España con actividades en Madrid, València, Granada y A Coruña con la colaboración de organizaciones de institutos de astronomía y organizaciones que coordinan el programa de 'Vacanses en Pau' en cada ciudad. En 2023, el programa de verano se ha repetido en estas ciudades añadiendo Barcelona también.