Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MotoGP

Aleix Espargaró: "No soy Márquez, ni Rossi, a mí todo me cuesta más"

El veterano piloto de Granollers, de 33 años, asegura que Aprilia no es Ducati, ni Honda, ni Yamaha, ni él es Marc o 'Vale' y que, por tanto, un error como el de Motegi le penaliza muchísimo más

Aleix Espargaró (Aprilia), el tercer candidato del Mundial de MotoGP. ALEJANDRO CERESUELA

Es su año, su gran año, después de casi dos décadas en el Mundial (19 años, exactamente). Es su año y, pese a que ha renovado por dos temporadas más con Aprilia, no sabe si habrá otro año tan glorioso, sí, sí, glorioso porque ya lo es, como este. Por eso le da rabia, mucha rabia, los puntos que perdió él, en Barcelona, al confundirse cuando restaba aún una vuelta y pensar que ya era la última y por eso le duele en el alma “me jode, me jode mucho” que un electrónico de Aprilia se equivocase en Motegi y le estropease “una carrera que, seguro, fijo, podía ganar tranquilísimamente”.

Aleix Espargaró (Aprilia), de 33 años, está cerca, sí, de ganar su primer título mundial el año que gana su primer gran premio, casi cuando va a cumplir 300 (lleva 297). Tremenda su historia. El mayor de los hermanos de Granollers sigue tercero del Mundial, ahora a 25 puntos (una victoria) del líder y campeón Fabio Quartararo (Yamaha), que supera a Pecco Bagnaia (Ducati), segundo, por 18 puntos.

Podía ganar

“Yo creo que en Motegi, con la moto 1 y con el neumático medio que habíamos escogido podía ganar tranquilamente pues, yo tenía y lo demostré en el ‘warm-up’ de la mañana del mismo domingo mejor ritmo que ellos”, comenta Espargaró camino de Tailandia, donde se volverá a correr este fin de semana. Y eso es lo que más me jode de esta situación, que cuando Fabio y ‘Pecco’ fallan, nosotros tenemos un error de principiantes. He perdido una oportunidad de oro para ganar y remontar”.

Aleix confirmó enseguida, tal y como le había explicado el máximo responsable técnico de Aprilia Racing, Massimo Rivola, que el problema en su moto 1 había sido generado “por un error humano”, ya que un telemétrico, un electrónico, se había dejado instalado el mapa que utilizan para posicionar la moto en parrilla, que impide que el motor suba más de 4.000 revoluciones y supere 80 kilómetros por hora para no consumir gasolina. “Lo he probado todo para tratar de solucionar el error. A veces, la moto pierde el GPS y hasta que no pasas el sector 1 o el sector 2 no se conecta, he reseteado la centralita, he cambiado los mapas, he movido la gasolina, he retorcido el puño del gas a tope para ver si saltaban todas las alarmas…., lo he hecho todo, pero nada ha funcionado y he tenido que entrar en boxes para coger la moto 2, con un neumático inadecuado y no he podido hacer más que el 16º”.

A Espargaró no solo no le consuela saber que sus dos máximos rivales al título pincharon el domingo “sino que aún me jode más, pues aumenta nuestro error, ya que hemos perdido una gran oportunidad”. Y, sí, también reconoce que él erró en Barcelona y, en Japón, falló el equipo. “Esto cuesta mucho. Aquí hay una competitividad bestial. En esta parrilla hay seis fábricas oficiales (Honda, Yamaha, Suzuki, Ducati, Aprilia y KTM), un ramillete de campeones del mundo, todo el mundo quiere y puede ganar, cuesta mucho, mucho, ganar, subirse al podio, sumar puntos y yo llevo casi 200, lo cual me parece una animalada”.

Duras comparaciones

Y, con la sinceridad que le caracteriza, con su transparencia habitual, el mayor de los hermanos de Granollers añade, sin menospreciar ni mucho menos a Aprilia: “Por más que hayan querido vender que la Aprilia es la polla, la Aprilia es la Aprilia, no somos Ducati, ni Yamaha, ni Honda; y yo no soy Marc Márquez ni Valentino Rossi, a mi me cuesta mucho estar aquí, me cuesta mucho estar en el top-5 siempre, me cuesta mucho subirme al podio, tratar de ganar y es una pena que, por un error tan estúpido, en la otra punta del mundo, hayamos perdido tantos puntos”.

Y como le sobra sinceridad, añade: “Estoy muy tocado, aunque sé que me levantaré. Estoy sin fuerzas, abatido, esto cuesta mucho de digerir, pero ahora más que nunca hay que intentar ganar una carrera, es la única opción que me queda. Ahora, Fabio está ya a un gran premio de ventaja (25 puntos), exactamente una victoria, y quedan cuatro carreras, tengo que ganar una de las próximas, de lo contrario se nos va el Mundial”.

"Estoy muy tocado. Estoy sin fuerzas, abatido, esto cuesta mucho de digerir, pero ahora más que nunca hay que intentar ganar una carrera"

Aleix Espargaró - Piloto de Aprilia Racing

decoration

Ni que decir tiene que tanto Rivola, como el equipo como, por descontado, el electrónico que cometió el fallo, le pidieron disculpas a Espargaró. “Me he dado un abrazo eterno con el electrónico pues, al final, así son las carreras, esto es una fábrica, mucha gente trabajando detrás y para nosotros, un equipo, una familia y la semana que viene, en Tailandia, hay otra oportunidad. Hay que levantarse todos juntos y seguir, seguir. No hay otra”.

Compartir el artículo

stats