11 de noviembre de 2009
11.11.2009

Todo bajo control

Luis del Val

11.11.2009 | 02:22

El otro día, me encontraba en la cama medio adormilado, cuando sonó el teléfono móvil, y cometí la imprudencia de contestar. Inmediatamente salió un guardia de debajo de la cama y dijo que me iba a poner una multa por hablar por el móvil, mientras conducía mi sopor.
-Además -añadió el guardia- hay pelusas debajo de la cama.
-Lo de las pelusas -intenté justificarme- es porque hemos delegado en una chica ecuatoriana que se encarga de la limpieza y tiene que ir a recoger el niño al colegio. Cuando toca el turno de las pelusas, ya están a punto de salir de clase. Ahora bien, ¿por qué se encontraba debajo de la cama?
-Pedimos una orden judicial para escuchar lo que usted hablaba, porque teníamos sospechas de que se comunicaba por el móvil incluso medio dormido. Y el Sitel no falla.
-Oiga, ¿y lo que hablé con una amiga, ayer?
-No se preocupe, a los dos años lo borramos todo ¡Jé,jé!
Todo está bajo control. Por fin les hemos bajado los humos a los novios, que se empeñaban, con ayuda del padrino, en fumarse un puro el día de la boda, y está al caer que se pueda encarcelar a los padres de los niños gordos, de los niños anoréxicos, y de los niños con fracaso escolar.
En la casa, aunque es pequeña, vivimos el guardia de debajo de la cama, los dos abogados de Legalitas, el inspector de la Sociedad General de Autores de España, que vigila para que no grabemos en dvd las pelis de la televisión, y un señor que nadie sabe quién es, o sea, que es del Centro Nacional de Inteligencia.
¡No hay nada como una democracia controlada!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook