Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ventana

Enésimo desafío

Pedro y Pablo van a llevar a sus respectivas corralas el anuncio de acuerdo al que han llegado para ver si lo refrendan o qué. Con el segundo ni siquiera hay emoción porque ya se sabe que, en cuanto traslada un plebiscito, los inscritos le dicen que ni sufra, que debía haberse comprado dos casoplones y, por deferencia, ponerle al primero «15M» y, en homenaje a la piscina/estanque, «Toma círculo» al otro.

En el caso del socio nada apunta a que vaya a llevarse un bofetón pero al menos el gallinero se ha puesto en marcha. El proceso me ha rejuvenecido puesto que Sánchez lleva la tira de tiempo con el «de entrada, no» por bandera y ha tenido que encargar a su secretario de organización -como entonces- que ponga prietas las filas para que el sábado no se le desmanden en este caso las bases. Lógicamente, Felipe ya ha deslizado que no le gusta un pelo los primeros pasos emprendidos por el ínclito en comandita con Iglesias, a lo que, si exceptuamos a Zapatero, claro, a Ximo Puig y a Pepe Bono con reservas, se han sumado prácticamente todos los barones en ejercicio y en el sector florero, a través de estruendosos silencios o regodeándose en la suerte. Rodríguez Ibarra ha anunciado ya su marcha del partido en el caso de que frague la historia con los independentistas como telón de fondo. No hace falta jurar que García-Page ha estado a la altura de su constitución orgánica. A la hora de echar una mano al aspirante del partido, el mandamás manchego le anticipa que va a enterarse de lo que vale un peine: «Podemos me quitó el sueño. Yo también me llevo muchas úlceras y mi trabajo consiste en no transmitirlas porque eso es quitarse el problema de encima, sino en gestionarlas». Al que está jugándosela igual le ha servido para hacerse mientras tanto la endoscopia.

Sánchez afronta el enésimo desafío y a la militancia no se le escapa que, en caso de contradecirle, tirará todo por la borda. Se sabe que jamás irá contra lo que siente y la cercanía con Pablo le ha descubierto todo un mundo de sensaciones diferentes.

Compartir el artículo

stats