El municipio de Yátova pertenece a la actual comarca valenciana de la Hoya de Buñol-Chiva. Conforma, juntamente con Buñol, Alborache y Macastre, la propia unidad geográfica de la Hoya. Toda esta región fue apodada por Constantí Llombart en la Renaixença como «La Suiza valenciana», por su espectacularidad paisajística y la abundancia de agua. Su término linda al Norte con Buñol, al Este con Macastre y Alborache, al Oeste con Requena y al Sur con Cortes de Pallás y Dos Aguas. Es, ya desde antiguo, una encrucijada de comarcas y territorios diversos. Actualmente cuenta con una población de 2.079 habitantes, en su mayoría castellanoparlantes.

Yátova y el Motrotón. |

Yátova y el Motrotón. | POR David Quixal Santos, Jorge Hermosilla. Universitat de València.

Un abrupto y variado medio físico, contraposición del paisaje rural

El municipio cuenta con 120 km², de los que buena parte son terreno de monte. Desde tiempo inmemorial, el principal eje articulador del espacio ha sido el Magro, río nacido en la vecina Meseta de Requena-Utiel y que fluye de Noroeste a Sureste. En su curso se levanta el imponente embalse de Forata (1969). Aguas arriba el Magro recibe las aguas del Mijares, su principal afluente, en otra de las zonas más bellas del entorno, la «Junta de los ríos», con características pozas y saltos de agua. Además del Magro, el término es atravesado por la rambla de la Horteta, en posición central, y por el río Juanes, en su sector septentrional.

El paisaje montañoso cuenta con las sierras de Malacara, al Noroeste, y Martés, al Suroeste; esta última cuenta con el punto más elevado: el Pico Martés (1.085 msnm). Cerca de la población emerge el Motrotón (612 msnm), montaña de singular forma amesetada, muy querida por los vecinos, que la visitan de excursión regularmente.

A pesar de su carácter rural, la agricultura no es el sector laboral principal, ya que tan sólo emplea a un 7% de la población activa, con un claro retroceso del espacio cultivado. Los cultivos mayoritarios, eminentemente de secano, son el algarrobo, el almendro y el olivo, con una testimonial presencia del cereal o la vid.

La mayor parte de la población trabaja en la industria y en la construcción, pero generalmente en negocios fuera del propio municipio, bien en Buñol, bien en Valencia. Sus atractivos turísticos naturales y culturales convierten a la población en una destacada opción para escapadas de fin de semana.

El pueblo y el poblamiento de Yátova

El pueblo de Yátova tiene su origen en la época islámica (Hiátava). Tras la conquista cristiana fue repoblada con gentes provenientes de La Manchuela (Ves). El componente islámico fue predominante durante todo el Medievo y, posteriormente, fue zona de moriscos, al igual que toda la Hoya, hasta que tras su expulsión en 1609 llegaron nuevos pobladores. Durante los primeros siglos de la Edad Moderna no superó en ningún caso los 500 habitantes, hasta que en el siglo XVIII comenzó un considerable aumento demográfico gracias al trabajo agrícola, artesanal e industrial, alcanzando los 1.745 habitantes en 1877 y los 2.478 en 1920.

Desde entonces, la población se ha reducido y mantenido, y se halla en torno a los 2.000 habitantes. Además, es un municipio que acoge un número considerable de segundas residencias, de forma que en periodos vacacionales se incrementa la población. Como otras zonas del interior valenciano, cuenta con un poblamiento diseminado en pequeñas aldeas y caseríos, en su mayoría en torno al curso del río Mijares.

YÁTOVA TERRITORIO IBERO EN LA HOYA | M. TÓRTOLA

Un casco histórico con interesantes elementos patrimoniales

El pueblo cuenta con un núcleo histórico integrado por varias callejuelas de sinuoso recorrido, entre las que destaca la Calle del Arco, casas señoriales y numerosas construcciones de época. Sin duda, los espacios principales que configuran la trama urbana son la Calle Mayor, arteria principal, y la Plaza de la Constitución, centro neurálgico presidido por la Iglesia de los Santos Reyes (siglos XVII y XVIII). En el siglo XX la principal zona de expansión pasó a ser la Avenida Diputación.

En el mismo casco urbano, encontramos otro de los hitos patrimoniales más destacados: el antiguo pozo de la nieve. La construcción estaba dedicada al almacenamiento de este preciado recurso, tan necesario para la conservación de los alimentos en tiempos pretéritos. Data del siglo XVII y está compuesta por un depósito subterráneo y una estructura superior con falsa bóveda.

El patrimonio arqueológico y natural. Los íberos y los parajes naturales

Si bien encontramos diferentes yacimientos que evidencian la ocupación humana desde la Prehistoria, Yátova está estrechamente ligada a la cultura ibérica. En su término encontramos uno de los yacimientos ibéricos más importantes de la provincia de València: el Pico de los Ajos. Este poblado, declarado Bien de Interés Cultural, se ubica en lo alto de la mencionada Sierra Martés, a más de 1.000 msnm. Es conocido por el hallazgo en él de un singular conjunto de plomos escritos en ibérico, estudiados hace cuatro décadas por el reconocido iberista Domingo Fletcher. Desde 2017 se están realizando excavaciones arqueológicas, fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento de Yátova, el Museu de Prehistòria de València de la Diputació de València y la Universitat de València, con el fin de promover la investigación del mundo ibérico y, al mismo tiempo, la puesta en valor de este destacado activo cultural.

YÁTOVA TERRITORIO IBERO EN  LA HOYA | M. TÓRTOLA

YÁTOVA TERRITORIO IBERO EN LA HOYA | M. TÓRTOLA POR David Quixal Santos, Jorge Hermosilla. Universitat de València.

Yátova es considerada «la puerta a la naturaleza», pues existen espacios de gran valor ecológico como Tabarla, los cañones de los ríos Magro y Mijares, así como diversas microrreservas de flora.

El entorno territorial está atravesado, además de por un tramo del sendero internacional GR-7, por diferentes PR y senderos locales . Uno de ellos es el de los Cucos, que sigue estas peculiares construcciones de piedra en seco, refugio de pastores en el pasado, y también permite acceder a la impactante Mina de Agua de San Vicente.

El río Juanes configura el paraje posiblemente más emblemático de la localidad: la Cueva de las Palomas. Ya visitada por eruditos europeos desde comienzos del siglo pasado por el hallazgo de restos prehistóricos, hoy en día es un lugar habitual de visita y disfrute del baño en la temporada estival. Las aguas de este río también sirvieron en tiempos pretéritos para poner en funcionamiento numerosos molinos, como el de Abadejo.

YÁTOVA TERRITORIO IBERO EN LA HOYA | DAVID QUIXAL

Yátova es una excelente opción para visitar, a poco más de 40 km de València, donde podemos encontrar una interesante conjunción de atractivos históricos, culturales, naturales, deportivos, gastronómicos y festivos. Las fiestas principales se celebran en mayo, en honor a San Isidro, y en agosto, dedicadas a la Divina Aurora y la Virgen del Rosario. El pueblo, siguiendo la tradición musical de la comarca, cuenta con dos sociedades musicales: la Unión Musical de Yátova y el CIM Santa Cecilia.

Yátova paso a paso.

PASO A PASO.

1 La Calle del Arco, en el barrio antiguo.

2 El Pozo de la Nieve.

3 Casa Señorial (siglo XIX)

4 Ayuntamiento de Yátova.

5 Iglesia Parroquial de los Santos Reyes.

6 Casa Tradicional.

7 Lavadero y matadero.

8 Colección museográfica.