01 de marzo de 2011
01.03.2011
Enseñanza

El fracaso escolar se dispara y alcanza ya a la mitad del alumnado de ESO en Castelló

01.03.2011 | 02:40

Más de 1.500 castellonenses que no completaron los estudios básicos optarán en junio al examen libre de Graduado en Educación Secundaria

­
El índice de fracaso escolar de las comarcas de Castelló roza el 40% y se ha disparado hasta el 50% en los institutos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de la capital de la Plana, según datos facilitados por fuentes próximas a la Conselleria de Educación.
Estos resultados agravan todavía más una problemática que –según las estadísticas de entidades como CCOO, el Instituto F de Educación Educativa o Magisterio– en 2009 situaba a Castelló como la tercera provincia de España con mayor fracaso escolar sólo por detrás de Alicante y de Ceuta. Según las citadas fuentes, el porcentaje de alumnos que no pueden o no quieren obtener el graduado escolar se eleva en las comarcas castellonenses a más de 11.000 de los 22.700 alumnos censados en cada curso académico. Una segunda lectura de estos datos implica que cinco de cada diez alumnos que comienzan la enseñanza secundaria obligatoria en Castelló no pueden conseguir el título de graduado escolar. Estas cifras se enmarcan en un debate social y político por los recortes de la Generalitat Valenciana en recursos educativos y la supuesta degradación del sistema de enseñanza pública.
De hecho, sindicatos como Stepv o Comisiones Obreras han denunciado que la Conselleria de Educación ha recortado en la provincia de Castelló el 76% del profesorado que se encargaba de los programas de atención especializada a estudiantes de secundaria con dificultades y en riesgo de fracaso escolar.
Otra de las críticas reiteradas es el descenso del presupuesto para los distintos programas compensatorios de atención especializada a alumnos que sufren circunstancias de muy diversa índole. Sus barreras pueden ser lingüísticas y culturales–especialmente entre inmigrantes recién llegados–, lentitud en el aprendizaje, un contexto familiar desestructurado, falta de recursos económicos, problemas de adicción o la influencia negativa de un entorno con hábitos poco saludables.

En busca del graduado
El departamento de Inspección Educativa de la Generalitat Valenciana hizo pública ayer la convocatoria para los exámenes libres del título de Graduado en Educación Secundaria, una prueba a la que este año se presentarán más de 1.500 castellonenses que en su día no completaron los estudios básicos.
La matrícula para las pruebas libres de junio de 2011 estará abierta durante el mes de abril de 2011 y las pruebas se realizarán el día 10 de junio de 2011 en sesiones de mañana y tarde. El lugar de realización de las pruebas y el listado de admitidos se harán públicos a partir del día 16 de mayo en la Dirección Territorial de Educación de Castelló y en la página web http://www.gva.es/portal/page/portal/inicio/procedimientos?id_proc=1638.

El Consell destina más a uniformes que a fracaso escolar

El diputado de Compromís Josep Maria Pañella pidió ayer explicaciones por escrito al conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, «para que justifique, si puede, por qué la conselleria ha destinado en 2011 más dinero para comprar uniformes para los estudiantes de centros públicos que para combatir el fracaso escolar».
Según el parlamentario responsable de temas de educación y cultura de Compromís, «Educación gastará en 2011 un total de 350.000 euros para comprar uniformes, mientras que para planes para combatir el fracaso escolares, este año sólo destinarán 315.000 euros».
Desde su punto de vista, este dato pone de manifiesto la actitud del PP frente a la educación pública. «Que el gasto en la vestimenta de los alumnos sea más prioritario que su formación dice mucho de un gobierno que piensa más en la pompa, en la imagen y en gastar que en la formación de nuestros jóvenes, que son el presente y el futuro de nuestra tierra».
A juicio de Pañella, el conseller Font de Mora «prefiere jóvenes que fracasen en la escuela, que no piensen y que no sean críticos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook