Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exposición

Galeria Alba Cabrera

Graciela Devincenzi es una de las galeristas más veteranas en nuestra ciudad

Galeria Alba Cabrera

Graciela Devincenzi es una de las galeristas más veteranas en nuestra ciudad. Fundadora y directora de Alba Cabrera desde 1995, su experiencia al frente de un proyecto galerístico se remonta unos años atrás.

Concretamente a 1987, momento de apogeo de nuevos modelos de galerías de arte en toda España. Graciela se encarga de la creación de Galería Línea Valencia, en complicidad con la prestigiosa galería-taller de grabado existente en Madrid -Línea-, que por aquel entonces tenía a Fernando Bellver como estampador. El objetivo principal era la realización de obra gráfica de artistas contemporáneos, y su exposición, promoción y venta. Se instalará en un local de la calle En Sala (en el eje Universitat-calle Paz-Xerea, enclave urbano de mayor concentración de galerías en la ciudad aquellos años), e irán sucediéndose diversas muestras de los grabados editados a artistas de la talla de Chillida, Canogar, Guinovart, Soledad Sevilla, Teixidor, Gordillo, Eva Lootz, Ángeles Marco, Barceló, Sicilia, Antón Patiño o Menchu Lamas.

A partir de 1990 decide emprender un proyecto más personal, con su sello propio. La galería pasa a llamarse «6 de Febrero», y en su programación irá alternando exposiciones de grabados de Arroyo, Adami, Tàpies o Barceló con muestras individuales de obra original -pinturas y esculturas- de importantes autores valencianos como Calduch, Rosa Torres, Ángela García y Manolo Valdés.

La galería se consolidaba, y crecía. Su «coqueta» sala no permitía desplegar una actividad mayor. Era el momento de dar el paso hacia un local más grande en donde se pudiera reformular el proyecto, dotándolo de otros espacios -anexos a la sala de exposiciones «temporales»-, destinados al Fondo de Arte permanente de la galería, escaparate y tienda de objetos artísticos (múltiples, libros, joyas), además de taller de enmarcación. En 1995 abre sus puertas, ya como Alba Cabrera, en un espacioso local de dos plantas al lado mismo del Ayuntamiento, en la calle Padilla. Esta etapa de la galería se prolongará quince años y destacarán, entre otras, muestras como las del gran escultor -y también pintor y cineasta- Néstor Basterretxea, una de las figuras del arte contemporáneo vasco de posguerra, miembro fundador del Equipo 57 y del grupo Gaur (junto a Oteiza y Chillida), que expondrá obras de su serie más reconocida, Cosmogónica, iniciada en 1972 e inspirada en la mitología vasca de los dioses tutelares y la Madre Naturaleza; o las extraordinarias exposiciones de los tapices de Grau Garriga, las esculturas cerámicas del alicantino Arcadi Blasco y las pinturas de José Luis Pascual.

Acostumbrada a resistir las adversidades varias que todo galerista experimentado conoce -y reconoce-, especialmente las derivadas de las grandes crisis -y estafas- económicas y financieras, Graciela decide en 2010 trasladar la sede de su galería al Eixample valenciano, a la calle Félix Pizcueta, a un local de menor tamaño en el que, de nuevo, el objetivo pasará a ser la programación continuada de exposiciones de los artistas que la galería irá incorporando paulatinamente a su oferta: Cardells, Eva Armisén, Marina Anaya, Moisés y Pepe Yagües, Luis Vidal, Nuria Vidal, Victoria Santesmases, El Roto, José Juan Gimeno, Willy Ramos, Rocío Villalonga, Calo Carratalá o Cristina Alabau, entre los más destacados. Algunas de estas muestras fueron proyectos e instalaciones realizadas expresamente para la galería y contaron con el respaldo teórico de críticos de arte e historiadores, como en el caso de la impactante exposición de Rocío Villalonga en 2015, El extraño flujo de la monarca, comisariada por José Luis Pérez Pont, en la que se abordaba la actual crisis humanitaria (entre el éxodo, la migración, el destierro y el genocidio) tomando como referencia el ejemplo de las mariposas monarcas, capaces de realizar los más largos desplazamientos reproduciéndose y muriendo durante la travesía, continuando el viaje su descendiente.

Durante toda su trayectoria, y a través de sus diferentes formulaciones, Alba Cabrera ha participado en ferias de arte y certámenes especializados en Madrid (Art Madrid y Estampa), Lisboa (JustLX y Arte Lisboa), Santiago de Chile (Ch.ACO), Miami (JUSTMAD MIA) o Seúl (SICAF), promocionando la obra de sus artistas, ampliando sus contactos con museos y colecciones€ Por otra parte, la galería, en su afán por fidelizar la implicación de «pequeños» coleccionistas o de potenciales compradores de obras y objetos de arte, ha desarrollado diversas estrategias de suscripción por cuotas, cuentas ahorro, coleccionismo compartido, etc.

En 2018 se traslada a su actual sede, en la misma zona de València, en la calle Joaquín Costa, a un extraordinario local que le permite, una vez más, en sus diferentes alturas, desarrollar otras iniciativas complementarias -en paralelo a la programación de las exposiciones-, como las Colectivas de Fondo de la galería, el espacio reservado a la obra gráfica, ediciones, objetos y joyas de artista, además de ofrecer talleres de introducción al arte contemporáneo, visitas comentadas, y un interesante servicio -para artistas y clientes- de enmarcación y restauración.

Esta etapa nueva se inauguró con Travel Art in Book de José Juan Gimeno (exposición y libro de artista a modo de cuaderno de bitácora), a la que han seguido las interesantes muestras de Pierre Louis Geldenhuys (con sus teselados téxtiles de seda salvaje, encapsulados en cajas de luz y fibra óptica), las esculturas de la venezolana María Angélica Viso, o las exposiciones de Isabel Gutiérrez, Carmen Sanz Soto, Juan Carlos Forner y Carmen Michavila.

Entre los próximos proyectos, destacan su participación en la feria de arte Sculto (Logroño) y la presentación en la galería de una gran exposición de las obras más recientes del veterano escultor valenciano Vicente Ortí.

Compartir el artículo

stats