Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cuarto de siglo para el Triatló Antella

Muchos recuerdan aún a los primeros ganadores de Albacete, la etapa de victorias de Figueres o Castells, la exhibición de Smith o los emotivos triunfos del local Jordi Pascual

Por el Triatló Antella han pasado ya miles de deportistas.

Por el Triatló Antella han pasado ya miles de deportistas. adrià chafes

Cuando el próximo sábado día 19 del mes entrante los triatletas enfilen la bajada de la escalinata de las piraguas, en Antella, sabrán (lo notarán) que estarán entrando en la historia del deporte ribereño. El triatlón es un deporte insultantemente joven y que la prueba combinada que se celebra en la localidad de la Ribera cumpla veinticinco años es todo un hito. Lo es porque cuando nació el Triatló Antella pocos (prácticamente nadie) conocía aquello de los hombres de hierro, de combinar en una misma competición tres deportes tan duros como la natación, el ciclismo y la carrera a pie. Corría entonces el año 1990 y un grupo de visionarios que formaban parte del Centre Esportiu i Cultura Antella propuso acoger la primera edición de un triatlón, en el que cientos de valientes deportistas nadaran las aguas del río Xúquer a su paso por el bonito paraje de l'Assut para después desfilar en bicicleta (¡que monturas aquellas!) por la Vall Farta y acabar corriendo por los huertos colindantes al pueblo ribereño.

Fue entonces cuando muchos en Antella y otros tantos en la comarca empezaron a familiarizarse con palabras como acople, neopreno o boxes. Josep Jaume Noguera, Joan Juan, Arcadi Peris, Rafael Seguí, Ferran Lozano o Eduardo Part fueron algunos de los visionarios que merodeaban el mundo del deporte combinado a principios de los años noventa e hicieron posible la primera edición del triatlón, en sustitución de la Volta a Peu que acogió la localidad el año anterior. El de Antella fue de los primeros triatlones del territorio valenciano junto al del Cap i Casal, Villena, Oliva y Vinaròs, Por supuesto, muchos fueron los colaboradores en un pueblo que siempre ha estado enormemente identificado con el evento, siendo elegido en varias ocasiones como la mejor prueba del circuito valenciano.

El 5 de agosto de 1990, a las 9:30 horas, dio inicio el primer triatlón, cuando los atletas se lanzaron a las aguas del Xúquer. Las plazas se limitaron a cien personas y el precio de la participación ascendió a 800 pesetas. Había entonces más bien poca profesionalidad, embriagada, eso sí, de mucha curiosidad. Los participantes hubieron de superar entonces 500 metros de natación, 20 kilómetros de ciclismo y 5.000 metros de carrera a pie. Se dieron cita, sobre todo, deportistas de la provincia de Valencia, participando numerosos integrantes de clubes de otros deportes como el piragüismo, la natación, el fútbol o el atletismo.

El primer vencedor fue Paco Flores (del Club Triatlón Albacete, uno de los pocos de fuera de las fronteras valencianas). El nivel de amateurismo de entonce se escenificaba en que el ganador utilizó 1 hora, 6 minutos y 47 segundos, mientras los triatletas actuales son capaces de completar la modalidad sprint (con un segmento de natación de 750 metros y el resto igual que en 1990 en Antella) en menos de cincuenta minutos. Entre las féminas, por su parte, ganó Marita Pons, de Villanueva de Castellón.

Ya en la segunda edición se aumentó el número de participantes, que llegó a 130. Nada comparable con los cerca de seiscientos que participan en la actualidad, multiplicando la complejidad organizativa a cargo de un equipo que cuenta con una experiencia a prueba de bombas. Juan González venció en 1991, proclamándose campeones en los años siguientes triatletas como Valentín Pinazo, Raúl Edgardo, Eduardo Burguete, Jorge Puebla o José Francisco Juliá. Ya en la segunda edición participaron equipos de ámbito estatal y el tercero fue puntuable para el campeonato autonómico. En 1993 la prueba dio el salto internacional con la presencia de clubes europeos y sudamericanos, creándose un año antes las competiciones para niños. Con los años el triatlón fue adquiriendo prestigio y rápidamente se dieron cita en Antella campeones de España e incluso del mundo, caso de Spenxer Smith, que arrasó en 1999. José Antonio Figueres fue otro de los históricos, con varios cetros seguidos.

El municipio fue sede con los años de varios Campeonatos de España de diferentes categorías y el CECA, con el tiempo, se ha lanzado a la organización de otras pruebas de calado. En la actualidad se disputan todos los años, además del tradicional triatlón, la Volta a Peu, la Travessia de Natació y el Massís Triatló. Demostración de la salud envidiable que con la que cuentan las pruebas.

Compartir el artículo

stats