Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un siglo de ideales intactos

Comunista y exiliado republicano, José Giménez acaba de cumplir el centenario

Un siglo de ideales intactos

Un siglo de ideales intactos

José Giménez Albert, más conocido en Guadassuar como «Pepico El Verd», ha cumplido esta semana los 100 años. Un centenario llenos de aventuras, anécdotas y fuertemente marcados por el contexto histórico de nuestro país. A lo largo de estos años «Pepico» ha sido testigo de toda la evolución histórica, lo que le ha hecho desarrollar una actitud crítica sobre los hechos sin olvidar sus convicciones personales.

Historia viva de España, Pepico vivió la dictadura de Primo de Rivera, la proclamación de la II República, la revolución de Asturias, el triunfo del Frente Popular y el golpe de estado fascista. Alistado en el Quinto Regimiento de la República, luchó contra el fascismo internacional ante el silencio de las potencias democráticas. Tras 40 años de una cruel dictadura, el exilio en Francia vivió una transición y, de momento, dos Reyes.

En Francia pasó su infancia y adolescencia junto a su familia trabajando en el campo. Con apenas veinte años volvió a España, concretamente a Benicarló dónde, con el inicio de la Guerra Civil, se alistó en el Quinto Regimiento, creado por el Partido Comunista del cual «Pepico» era militante.

Con el fin de la guerra, fue uno de los miles de exiliados. «Pepico» guardó sus ideales políticos de cara al público dadas las circunstancias. Esto lo refleja claramente en una de sus vivencias que contó durante su entrevista, ya que dijo que cuándo lo detuvieron «los nacionales» tuvo que quitarse todas las condecoraciones que recibió como sargento del Ejército Popular e intentar pasar por un soldado sin ningún rango militar para «evitar ir al paredón» y así tan solo pasar un tiempo en la cárcel y poder volver a su pueblo natal.

Primer alcantarillado de París

Transcurrido un tiempo emigró a París, donde fue agricultor y construyó los primeros alcantarillados de la ciudad francesa. A finales de los años 70, con el fin de la dictadura de Franco, volvió a Guadassuar, lugar dónde reside. «Pepico» con sus 100 años ha sido esta semana por sus vecinos y por diversos partidos políticos, entre los que se encuentra el Partido Comunista, del que fue militante toda la vida. Incluso el alcalde, José Ribera, del PP, también le ha visitado y le hizo entrega de una placa conmemorativa.

José Giménez es historia viva de España y un ejemplo de luchador. Su familia asegura que si ha llegado a los cien años es porque, además de sus ideales republicanos y comunistas, nunca se ha olvidado de que lo más importante es vivir.

José cuenta la curiosa anécdota de las pruebas para ascender al rango de sargento gracias a su técnica militar, no por la parte teórica de estas porque era prácticamente analfabeto, aunque aprendió a escribir copiando unos manuscritos que encontró de su padre. Ello le llevó a poder defenderse, aunque con dificultades, en la parte escrita de las pruebas de ascenso, un hecho que evidencia el secular atraso español ya que en las primera décadas del pasado siglo la mayor parte de la población carecía de competencias mínimas.

Compartir el artículo

stats