Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carcaixent rebaja la deuda con los bancos en cinco millones desde 2011

Anuncia más contención del gasto para compensar los 600.000 euros que deja de ingresar en impuestos Llegó a acumular 18 millones en números rojos

El concejal Ximo Roses.

El concejal Ximo Roses.

El Ayuntamiento de Carcaixent cerrará el ejercicio con una deuda financiera de 13,5 millones. Es el mejor escenario económico para las cuentas municipales desde que comenzó la crisis. Al inicio del actual mandato, el ayuntamiento acumulaba más de 18 millones de euros en números rojos.

El concejal de Hacienda, Ximo Roses, explicó ayer que la inclusión esta semana del ayuntamiento en la lista negra del Síndic de Comptes por no presentar las cuentas a tiempo no puede echar por tierra todo el trabajo que se ha realizado para tratar de sacar al ayuntamiento del agujero económico en el que llegó a estar al inicio del mandato cuando acumulaba un remanente de tesorería negativo de cuatro millones de euros, que bloqueaba la gestión municipal.

El concejal aseguró ayer que el ayuntamiento no había entregado a tiempo las cuentas al Síndic por una cuestión «menor» relacionada con la empresa pública Procarsa y por los cambios en el departamento de intervención.

El responsable económico repasó para este diario los datos económicos del consistorio y destacó que ya ha quedado liquidado el crédito del primer plan de pago a proveedores que hizo aflorar facturas pendientes por valor de 845.000 euros y que del plan de saneamiento de 1,9 millones quedan por pagar 416.000 euros, que se liquidarán en 2015. De los créditos del ICO, el ayuntamiento pretende refinanciar a interés más bajo. Roses añade que el ayuntamiento paga a sus proveedores entre 30 y 60 días de plazo y que a partir de enero estará por debajo de los 30 días que marca la ley.

El responsable de Hacienda del gobierno de Lola Botella añade que el ayuntamiento cerró 2013 con un remanente de tesorería positivo de 1,6 millones y que el consistorio está en el 85% de endeudamiento, muy por debajo del límite del porcentaje que marca la ley, fijado en el 110%.

Además, el área que gestiona Roses espera una merma de ingresos de 600.000 euros como consecuencia de la rebaja del tipo de gravamen del IBI, 360.000 euros, o el de las parcelas en los polígonos que no se han podido desarrollar por la crisis, unos 150.000 euros. Una merma de ingresos que el ayuntamiento compensará con más contención del gasto, asegura el concejal.

Compartir el artículo

stats