Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llombai, Alfarp y Catadau exigen un pacto que asegure el riego de sus cosechas

Los alcaldes reclaman ayuda al Consell para sufragar el coste de bombear agua El inminente decreto de sequía permitirá regar del canal Xúquer-Turia

Llombai, Alfarp y Catadau exigen un pacto que asegure el riego de sus cosechas

Llombai, Alfarp y Catadau exigen un pacto que asegure el riego de sus cosechas

Los alcaldes de Catadau, Llombai y Alfarp y los integrantes del sindicato de riegos de Forata reclamaron el pasado viernes al director general del Agua, José Alberto Comos, que medie para facilitar una solución definitiva al problema de falta de agua para riego en estos tres municipios del Marquesat ante la insuficiencia de caudales en el pantano de Forata.

Los afectados reclaman un pacto definitivo que asegure definitivamente el riego de cosechas y dejar ya las soluciones provisionales.

Según los alcaldes, el encuentro deparó ligeros avances porque al menos el representante del Consell se mostró receptivo a subvencionar una cantidad que palíe los gastos de elevación de caudales desde el canal Xúquer-Turia.

Pero en el Marquesat están esperanzados especialmente ante el inminente decreto de sequía que prepara el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, según avanzó en su visita a la Ribera del pasado viernes la propia ministra, Isabel García Tejerina, y que podría quedar aprobado este viernes en el Consejo de Ministros.

Según explican, este documento permitirá regar en igualdad de condiciones que los usuarios del canal Xúquer-Turia y aunque tendrían que abonar los gastos de bombeo del agua, el coste se reduciría a la mitad de los 0,4 que pagaron por el riego de emergencia del pasado verano.

Los representantes del Marquesat ya tienen asumido que es imposible regar del pantano de Forata por la falta de caudales y creen que lo mejor es que el escaso hectómetro y medio que acumula el pantano lo usen los municipios dels Alcalans y que ellos rieguen del canal Xúquer-Turia.

En la reunión con Comos también plantearon la necesidad de que los bombeos se realicen con electricidad y no con gasóleo como ocurrió el pasado verano, lo que aún encareció más la factura del riego de emergencia que recibieron del canal. Un coste que se hizo imposible de pagar ya que el metro cúbico rondaba los 0,40 euros, según dijeron. De hecho tuvieron que paralizar el envío del riego de emergencia por ese altísimo coste. Según los asistentes a la reunión, el importe que podría subvencionar la Conselleria de Agricultura y Agua rondaría los 50.000 euros.

La conexión entre la toma de Massalet en el canal Xúquer-Turia a su paso por Carlet está preparada desde 1986 cuando el Marquesat ya sufrió una grave sequía que obligó a elevar caudales a estos tres municipios. El pasado verano tuvo que activarse de nuevo esa toma, aunque la falta de tiempo impidió que se electrificara y se optó por un motor a gasóleo, según explicaron. «El gasto era insoportable», añadieron.

Compartir el artículo

stats