Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El negocio de la venta de naranja por internet se diversifica con otras frutas

La empresa de Cullera pionera en la venta a través de la red ofrece ahora limones, sandías o dulces

Federico Aparici, el propietario del negocio pionero de venta de naranjas por internet «Naranjas Lola», en una imagen de archivo.

Federico Aparici, el propietario del negocio pionero de venta de naranjas por internet «Naranjas Lola», en una imagen de archivo. p. bohigues

La agricultura sufre una crisis crónica, pero si se buscan nuevas posibilidades de negocio, aún se puede seguir viviendo de la tierra. La familia de Federico Aparici es un buen ejemplo de ello. Con residencia y actividad en Cullera, han pasado de tener un huerto muy poco rentable a comprar nuevas tierras para poder atender su negocio de ventas de naranjas por internet.

Esta familia de Cullera creó en 1998 la tienda online Naranjas Lola (la mujer de Aparici se llama Lola Colomar). «No podíamos vivir del campo, los precios de la naranja son los mismos que hace 40 años y pensamos en vender el huerto o abandonarlo», cuenta Aparici.

Pero, al final, se le ocurrió que había surgido un nuevo medio denominado internet y pensó en probar suerte. Como dice este empresario «se trataba de una tienda que podía estar abiertas las 24 horas del día y los gastos eran mínimos».

Primeros en el ciberespacio

«Fuimos los primeros en España que vendíamos por internet, en esa época no había casi ordenadores ni teléfonos móviles», añade. Los primeros años fueron duros, pero después las ventas fueron aumentando a medida que se popularizaron los ordenadores y la conexión a la red.

Y, a pesar de la importante crisis económica de estos últimos años, Aparici cree que el hecho de haber sido los primeros en vender naranjas por el ciberespacio y ofrecer un alto nivel de calidad en sus productos les ha permitido que el negocio haya crecido.

Hoy, «Naranjas Lola» factura 325.000 euros al año y vende entre 170.000 y 180.000 kilos de cítricos. La plantilla está formada por los cinco miembros de la familia Aparici-Colomar y durante la cosecha llegan a contratar a unos 15 trabajadores.

Llega la diversificación

En estos años han ido ampliando el abanico de productos y, además de naranjas, también venden limones, limas, pomelos, sandías y melones; así como cocas y mermeladas caseras.

Proveedores de Ferran Adrià

De hecho, han tenido que adquirir nuevos terrenos y ahora cuentan con un total de 270 hanegadas. Este negocio familiar sirve a cocinaros con Estrella Michelín como los hermanos Roca, Ferrán Adriá, Oscar Velasco o Martín Berasategui. Sus clientes son principalmente familias españolas, pero sus cajas de naranjas también llegan hasta Francia, Inglaterra y Alemania.

La gran diferencia respecto a las naranjas de supermercado está en la calidad y sólo tardan 24 horas en llegar desde que se hace el pedido, defiende Aparici.

No se gastan ni un euro en publicidad. Para ellos la mejor promoción es el boca a boca y dicen que también hay que tener paciencia, «es un negocio de ir muy poco a poco», cuenta Aparici. Aunque la popularización de las redes sociales y los teléfonos móviles también les ha beneficiado.

Compartir el artículo

stats