Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Es una locura, pero resulta gratificante»

Rosa llegó al Palau d'Esports procedente de Paterna el miércoles sobre las ocho de la tarde para hacer cola por su hija y sus sobrinas. Era la segunda y en la mañana de ayer permanecía allí. «Lo hacemos por las niñas, es una locura, pero es gratificante y se lo pasan muy bien. Si lo disfrutan, no hay nada más sano que esto», comentaba, mientras reconocía que a ella también le gustan Gemeliers.

Johanna, por su parte, describía una situación similar. Su hija está de exámenes, «saca buenas notas», y necesitaba aprovechar el tiempo, por lo que decidió acudir por ella y por una sobrina. Otras madres pasaron la noche con sus hijas y en la mañana de ayer acudieron a atender sus obligaciones mientras las otras estas cumplían la doble función de guardar cola y estar al cuidado de las adolescentes. p. f. alzira

Compartir el artículo

stats