Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gobierno alcireño retirará resaltes al admitir que son ilegales

El ayuntamiento contabiliza tres reductores de velocidad en la ciudad que incumplen la norma

El gobierno alcireño retirará resaltes al admitir que son ilegales

El gobierno alcireño retirará resaltes al admitir que son ilegales

El Ayuntamiento de Alzira revisará las bandas reductoras de velocidad o badenes instalados en las calles de la ciudad para detectar cuántos incumplen la normativa vigente. El acuerdo se adoptó ayer a propuesta de la portavoz de Ciudadanos, Mª José Llopis, que argumentaba que algunos de estos pasos sobreelevados, más allá de evitar los excesos de velocidad de los vehículos, han generado nuevos problemas como daños en vehículos, aumento de ruidos, problemas de salud de los conductores e incluso mayores dificultades de movilidad para personas con discapacidad. El gobierno municipal (Compromís, PSOE y EU) no tuvo inconveniente en respaldar la propuesta aunque, a juzgar por la explicaciones del concejal de Gestión Urbanística, Fernando Pascual, ya dispone de un diagnóstico claro.

El edil comentó que en estos momentos quedan en Alzira tres pasos sobreelevados que incumplen la instrucción técnica del Ministerio de Fomento que entró en vigor en 2010. Se trata del existente a la entrada de la plaza Mayor por la calle Hort dels Frares; el ubicado en la calle Gandia, justo delante del Servef, y el que se localiza en la avenida Vicente Vidal, a la altura del edificio la Casella. El edil asumió el compromiso de eliminar en el primer trimestre del próximo año los dos primeros mientras que prevé actuar en el de la avenida Vicente Vidal a lo largo de 2017.

Cabe recordar que una compañía de autobuses llegó a reclamar formalmente al ayuntamiento una indemnización de 30.000 euros al atribuir a la excesiva altura del reductor de velocidad de la plaza Mayor una avería sufrida por unos de sus vehículos. El ayuntamiento desestimó entonces esta reclamación de responsabilidad patrimonial. Corría el año 2011. El actual gobierno, no obstante, asume que se badén no se ajusta a la normativa.

Fernando Pascual defendió ayer que se trata en todos los casos de pasos sobreelevados que se instalaron durante los mandatos del PP y recordó que el año pasado, a los pocos meses de acceder al gobierno, el tripartito ya suprimió otros dos que incumplían la normativa y que, además, estaban provocando inundaciones en comercios y locales próximos al propiciar una acumulación de agua. Estos pasos estaban ubicados en las calles Gabriela Mistral y l'Alquenència, en el entorno del parque. El edil señaló que los grupos que hoy gobiernan ya reclamaron desde la oposición la supresión.

Compartir el artículo

stats