Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patronal ve poco reflexionada la peatonalización del centro de Alzira

? El comercio reclama un plan específico que proteja la actividad económica y evite la destrucción de empleo ?Defiende que los cambios sin medidas de apoyo condenan a las tiendas al «ostracismo»

Jardineras instaladas en la calle Pérez Galdós.

Jardineras instaladas en la calle Pérez Galdós. rubén sebastián

La Asociación Empresarial de Alzira aprovechó la gala de la Setmana de l'Economia para advertir de que el plan de peatonalización del centro impulsado por el ayuntamiento no había contado con todos los sectores implicados y que se echaban en falta medidas que paliaran las posibles consecuencias de esta actuación en el pequeño comercio. Los comerciantes fueron ayer más directos al expresar su malestar y exponer sus demandas.

«La puesta en marcha de un plan de arbolado en la calle Benito Pérez Galdós y de peatonalización en Hort dels Frares y adyacentes sin contar con el estudio de un Plan de Actuación Comercial actualizado aboca al comercio de barrio a un ostracismo por la pérdida de condiciones que inciden directamente en el campo de hábitos y costumbres de los usuarios», argumenta la sección de comercio de la AEA, mientras reclama que los establecimientos de las zonas afectadas cuenten con un Plan de Actuación Comercial «que proteja la actividad económica y evite la destrucción de puestos de trabajo».

Los comerciantes de la zona centro subrayan en un comunicado difundido ayer que Alzira disfrutaba hasta ahora de «una movilidad ágil, con una conexión directa desde la periferia hasta las vías centrales donde la concentración de actividad comercial por defecto es más fluida» y que las medidas adoptadas «unilateralmente» por el equipo de gobierno «restringen el tráfico rodado sin el apoyo de un Plan de Actuación Comercial que permita la sostenibilidad de estos cambios».

Los profesionales del sector señalan que no se pueden negar a un proyecto «verde y de mejora medioambiental» pero afirman que el mismo se debe abordar dentro de un proyecto global de ciudad ya que, de lo contrario, se ofrece una solución «sesgada».

El pequeño comercio apela a la responsabilidad del ayuntamiento para evitar «perjuicios innecesarios» con la consecuente pérdida de estabilidad laboral y, tras recordar el esfuerzo realizado para consolidar la marca «Alzira Ciutat Comercial», subraya la necesidad de unir sinergias de comerciantes y consistorio ya que consideran que «es la línea a seguir». «Así lo presentamos en noviembre de 2016 a la concejalía de Comercio y a todos los partidos políticos del gobierno municipal mediante un dossier explicativo con el calendario de las distintas acciones comerciales que repercutían directamente en el aumento de las ventas».

Los comerciantes proponen abrir el debate de un modelo que ya funciona en otros lugares como son las áreas de promoción de iniciativas empresariales gestionadas con capital público-privado y abogan por potenciar los aparcamientos públicos, las zonas de tráfico regulado o zonas 30, mejorar el alumbrado o el mobiliario urbano.

Compartir el artículo

stats