13 de marzo de 2019
13.03.2019

Menos perros abandonados

Las mascotas recogidas por el servicio mancomunado se reducen un 21 % en el último año tras contabilizar 359 entradas - Un 41 % de los animales sale en acogida a través de protectoras

12.03.2019 | 21:38
Dos de los perros acogidos en las instalaciones de la empresa Gossos d´Alpe en Sollana.

El abandono de mascotas rompió en 2018 la tendencia al alza de años anteriores, según se desprende de la memoria de actividad del servicio de recogida de animales que gestiona la Mancomunitat de la Ribera Alta, que computa la retirada de la calle de 359 mascotas -mayoritariamente perros, aunque también algunos gatos-, frente a las 456 del año anterior, lo que representa un descenso del 21,28 %. Fuentes de Gossos d'Alpe, la empresa que presta el servicio mancomunado en casi una treintena de municipios de la comarca, explicaron que no existe una causa concreta a la que atribuir esta reducción más allá de una mayor concienciación social y la colaboración directa de protectoras con ayuntamientos, que evita que animales recogidos en la calle lleguen a su albergue. «Hay ayuntamientos que tienen plataformas en facebook en las que divulgan los animales que localizan y, a veces, cuando ya vamos a un servicio nos llaman para que volvamos. La policía de algunos municipios colabora también un poco más, pasa el lector al animal y llama al propietario desde el retén si está identificado», incidieron, si bien señalaban que en última instancia la evolución de la estadística «va por temporadas».

Gossos d'Alpe contabiliza en 2018 un total de 359 entradas de animales -la cifra no computa las crías de perros y gatos recogidas junto a un animal adulto, aunque han sido varias camadas- de los que 147 (41 %) salieron en acogida a través de protectoras que colaboran con la empresa mientras se consigue una adopción -destacaron el trabajo de Help Dog Valencia, Can Tirolina, Refugiocan o Amigos de Dexter-, Gossos d'Alpe entregó otros 53 (14,7 %) en adopción) mientras que 28 (7,8 %) pudieron ser recuperados por los propietarios una vez habían entrado en las instalaciones de la empresa, donde permanecen más de medio centenar de mascotas. La estadística computa 53 bajas, una cifra que suma tanto los animales que llegan ya sin vida tras sufrir un accidente como los que fallecen por enfermedad a los pocos días de haber sido recogidos o los que se sacrifican en caso de enfermedad infectocontagiosa o por su agresividad.

Esta estadística anual reflejaba en 2015 la retirada de 462 animales, una cifra que el año siguiente se elevó hasta 647, lo que representa un repunte del 40 % mientras que en 2017 se mantuvo en niveles similares (655) pese al descenso del número de municipios adheridos. No obstante, cabe señalar que la estadística recogía ese año tanto perros y gatos adultos como cachorros. Estos últimos no se computan en la memoria de 2018 y una comparativa de los mismos conceptos -mascotas adultas- amortigua el descenso ya que en 2017 el servicio contabiliza la recogida de 427 perros y 29 gatos: 456 mascotas.

El sevicio está operativo los 365 días del año, si bien el contrato contempla por un lado las visitas ordinarias que la empresa realiza a los municipios adheridos para controlar la presencia de animales abandonados, dos al mes, y por otro los servicios a demanda cuando la Policía Local detecta en un momento dado la presencia de algún animal sin dueño en la calles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas