08 de mayo de 2019
08.05.2019
Menudeo

Los clientes del semáforo de la droga de Alzira eran adolescentes

Llegaban a formar colas a la puerta de la casa para abastecerse de marihuana

07.05.2019 | 22:24
Cartel que anuncia el cierre del punto de venta de marihuana.

Ni rojo, ni verde; «cerrado permanentemente», anuncia un cartel en la casa de la calle Sant Francesc de Alzira donde la Policía Nacional ha desmantelado un punto de venta de marihuana en el que dos hermanos regulaban el acceso de los compradores proyectando una luz sobre el cristal de la puerta que cambiaba de color y hacía las veces de un semáforo.

Los vecinos confirman lo que ya advirtió ayer el Cuerpo Nacional de Policía: la corta edad de los compradores que se abastecían en este punto. «Lo más grave es que era gente extremadamente joven, adolescentes», resumió un residente, mientras comentaba que en ese tramo de la calle olía habitualmente a marihuana y que, si bien sí llamaba la atención la luz roja o verde que, en función de la hora, se podía ver desde la calle en el cristal de la puerta, no llegó a interpretar el significado.

Otras fuentes apuntaron que durante el día se proyectaba la luz de color rojo mientras que por la tarde, a partir de las 18 horas aproximadamente, cambiaba a verde y se iniciaba la venta, llegándose a formar en ocasiones colas de compradores, mayoritariamente menores de edad, entre los que se había corrido la voz de que era era la mejor marihuana.

Como ayer informó Levante-EMV, la investigación realizada por efectivos de la comisaría de Alzira permitió desmantelar este singular punto de venta con la detención de dos hermanos de 23 y 28 años, sin antecedentes policiales, que ya han pasado a disposición judicial. Ambos han quedado en libertad con cargos y la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de mes.

Al parecer, ambos ocupaban esta vivienda en alquiler -en ella residía con anterioridad su abuela-, si bien la propietaria ya había manifestado su voluntad de recuperar el inmueble.

Los agentes practicaron las detenciones a finales de la semana pasada y en el registro de la vivienda requisaron un total de 257 gramos de cogollos de marihuana, 12,5 gramos de hachís, así como 3.350 euros en efectivo, dos pistolas detonadoras, un revólver detonador, 45 cartuchos detonadores y dos básculas de precisión que supuestamente utilizaban para la comercialización de la droga a través del menudeo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook