30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martínez forzó a la patronal a devolver unas tasas cobradas de manera irregular

La Associació Empresarial d'Alzira (AEA) ingresó cantidades ajenas a la normativa - La disputa entre el concejal de EU y los patronos culmina un largo historial de diferencias y tiranteces

Martínez forzó a la patronal a devolver unas tasas cobradas de manera irregular

Martínez forzó a la patronal a devolver unas tasas cobradas de manera irregular vicent m. pastor

El cruce de acusaciones entre la Associació Empresarial d'Alzira y el ayuntamiento no responde a una discusión puntual de una tarde: las diferencias se han estado cocinando durante algunos años y han acabado explotando en esta semana previa a las elecciones municipales con el tendido de trapos ensuciados mucho tiempo atrás. En este caso ha sido la novena edición de la Fira del Comerç, celebrada entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre de 2017 la que vuelve a la actualidad, como ayer lo hizo la Setmana de l'Economia. Según un documento al que ha tenido acceso Levante-EMV, la patronal alcireña tuvo que devolver al ayuntamiento parte del dinero que recaudó durante la Fira del Comerç, ingresos conseguidos tras adjudicarse una serie de pagos que bien correspondían al ayuntamiento, bien contravenían directamente las bases de la Fira de Comerç.

En concreto, fueron tres las prácticas ilícitas llevadas a cabo por la AEA, según el citado documento: el cobro directo a las empresas por instalar sus casetas, un pago extra a las empresas que demandaban ocupar más espacio del predeterminado, y una tarifa fija por cada metro cuadrado de suelo público que ocupaban los concesionarios para exponer sus automóviles; competencias que en ningún caso correspondían a la patronal alcireña. Según las bases aprobadas por el gobierno municipal, en primer lugar, las empresas debían liquidar el pago por instalar sus casetas directamente al ayuntamiento, pero la AEA se atribuyó dicha tarea y recibió los pagos de hasta diez empresas de automoción y restauración. El consistorio tuvo que ampliar el periodo de pago para que estos diez negocios pudiesen participar en la Fira, ya que su tributo no constaba, e instó a la patronal a ingresar en el ayuntamiento el importe que les había cobrado.

En segundo término, el documento cita que la patronal instó a todos los concesionarios participantes en la Fira de Comerç a pagarles una tarifa plana (de 10 euros por metro cuadrado) para poder ocupar la vía pública en la exposición de sus vehículos, sin límite de espacio. Según las bases de la Fira, los concesionarios disponían al alquilar su stand de 50 metros cuadrados, divididos en dos espacios de 25 metros cuadrados a cada lado de la jaima, para exponer sus coches. Por ello, el ayuntamiento obligó a la patronal a devolverles la totalidad del dinero que recaudaron con este impuesto.

Por último, la junta de gobierno local acordó que ninguna empresa podía ocupar más espacio de las dimensiones predeterminadas en las bases para cada stand, pero el ayuntamiento recogió el testimonio de un expositor que señalaba cómo la AEA le quería cobrar para que pudiese ocupar suelo más allá de su jaima. Raúl Tudela, presidente de la AEA, declinó ayer hacer valoración alguna sobre el comportamiento de la entidad descrito en el documento municipal.

Peticiones para la Fira de 2018

De cara a la celebración de la Fira de Comerç del año pasado, la AEA solicitó la introducción de una serie de propuestas por las cuales pasaba a responsabilizarse del cobro y adjudicación de las jaimas y casetas. Además, proponía que el Ayuntamiento de Alzira subvencionase la mitad del importe de cada expositor y pedía una jaima exclusiva para la AEA. El comité organizador de la Fira solo aceptó esta última petición; fue tras esta negativa cuando la AEA se desmarcó de la organización de la última Fira de Comerç, según señaló ayer Iván Martínez, poniendo fin a una colaboración entre ayuntamiento y patronal de años.

Compartir el artículo

stats