Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suceso

Una disputa por la custodia de la hija precedió al incendio del coche en Alzira

El posterior atropello mortal del padre se produjo al quedarse sin gasolina en la autovía de Moixent

Quema el coche de su expareja en Alzira

Una disputa por la custodia de la hija común en la que la madre reclamaba a su expareja que había terminado el período que tenía asignado y debía devolver a la niña fue la espoleta que el lunes provocó la inesperada reacción del padre, que roció con gasolina el vehículo de su excompañera y le prendió fuego en la calle Organista Cabanilles de Alzira a plena luz del día. Fue el primero de un doble suceso, ya que apenas unas horas después, cuando el presunto autor del incendio viajaba con la niña, como ayer adelantó en exclusiva Levante-EMV, fallecía atropellado en la A-35, a la altura de Moixent, supuestamente tras bajar del vehículo al haberse quedado sin gasolina.

Las investigaciones acerca de la escalada de incidentes que terminó con la muerte de este vecino de l'Alcúdia continúan abiertas. La Policía Nacional indaga el incendio que calcinó el coche, que la propietaria achacó a su expareja en base a los testimonios de los testigos que presenciaron el suceso. De hecho, ayer por la tarde, agentes del Cuerpo Nacional de Policía se desplazaron a la calle Felipe II para interrogar a los vecinos para recabar información sobre estos hechos. Mientras tanto, la Guardia Civil ha asumido la investigación del atropello mortal en la autovía A-35.

Los testigos directos del incendio del vehículo trasladaron a este periódico que la niña se encontraba sentada en el Ford Focus verde del padre cuando éste roció con gasolina y prendió fuego al coche de su expareja, a la una de la tarde del lunes. Se desconoce la dirección que tomó el hombre, acompañado de su hija, después de perpetrar este incendio.

Respecto al accidente que terminó con su vida, el coche en el que el fallecido se desplazaba acompañado de su hija se habría quedado sin gasolina en el tramo de la A-35 entre Moixent y la Font de la Figuera, según informaron fuentes de la benemérita a la agencia Efe. Por este motivo, el hombre habría decidido bajar del Ford Focus verde para empujarlo mientras la niña de cuatro años se quedaba dentro; en ese tramo fue atropellado mortalmente. Al parecer, en esta maniobra el Ford seguía invadiendo parte del carril derecho de la autovía. Por otra parte, fuentes consultadas indicaron que un testigo declaró haber visto el coche detenido en la autovía y al hombre, junto a su hija, caminando por el arcén. A su vuelta por la misma autovía, este mismo conductor vio el coche en el mismo punto con la puerta arrancada, un cuerpo sobre el suelo tapado con una sábana y a la niña en el interior del vehículo. La pequeña fue trasladada al Hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva por una contusión, según informó el CICU, aunque se encontraba en buen estado.

La pareja había residido con anterioridad en Cullera, aunque tras romperse la relación la mujer se trasladó a Alzira y el hombre a l'Alcúdia, localidad en la que la niña estaba empadronada y acudía al colegio. La madre declinó ayer hacer declaraciones.

Más allá del ocasional ir y venir de policías, la calle Organista Cabanilles y sus alrededores recuperaron la normalidad. El coche calcinado continuaba en el mismo sitio. Fue examinado «in situ» por la policía científica a última hora de la tarde del lunes. Algún vecino curioso que caminaba de paso aún se detenía ayer a observar el vehículo y sacar alguna fotografía con su móvil.

Compartir el artículo

stats