Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Respirall, 21 años en obras

El Ayuntamiento de Alzira trata de agilizar trámites para retomar la electrificación del área residencial

Una acera de la urbanización deteriorada, ayer.

Una acera de la urbanización deteriorada, ayer. vicent m. pastor

El Ayuntamiento de Alzira trata de acelerar una solución a las obras del área residencial de El Respirall con la que acabar con los problemas más graves, entre ellos la electrificación pendiente. Hace ya 21 años que se inició el proyecto de urbanización de la zona, pero las obras se han ido deteniendo y retomando a lo largo de todo este tiempo a medida que la actuación se enfrentaba a problemas de diversa índole, desde contratiempos urbanísticos hasta impagos del Consell en los años de la crisis. La finalización del proyecto es aún lejana, pero el consistorio alcireño ha impulsado en las últimas semanas varios encuentros con los que completar, al menos, una primera fase en la que se finalicen las obras relacionadas con el suministro eléctrico de la zona, tanto en el cableado como en los centros de transformación, para garantizar la electricidad en toda la urbanización.

En la reunión celebrada con el conseller de Economía Sostenible, Rafa Climent, esta semana, el gobierno municipal pidió que la Generalitat mediase con la empresa eléctrica para dar un nuevo acelerón a los trámites. Climent mostró «mucho interés», según Sara Garés, por lo que tanto la concejal de Urbanismo como el alcalde, Diego Gómez, salieron con buenas sensaciones. La previsión del ayuntamiento, a partir de lo hablado tanto con el conseller de Economía como anteriormente con Iberdrola, es que los trabajos de esta primera fase estén finalizados «en unos tres meses», según declaró Garés.

«Siempre que no surjan problemas, algo que no puedan subsanar», insistió Garés. No sería la primera vez que las obras en la urbanización se paralizan por algún contratiempo. Hay que tener en cuenta que el paso del tiempo puede haber deteriorado la obra; por otro lado, puede que algún punto de la infraestructura no se ajuste a la normativa actual. Por lo comprobado hasta ahora, según Garés, no han encontrado ningún inconveniente de este tipo.

Paralizado desde 2012

Para completar la segunda y última fase de obras, la regidora de Urbanismo admite que «aún queda mucho tiempo». «Pero se ha hecho mucho trabajo y se ha conseguido reactivar el asunto, que era lo importante», reivindicó a continuación. Las obras permanecían paradas desde 2012, cuando la empresa que había asumido la electrificación abandonó por no haber cobrado las certificaciones que había presentado hasta el momento. El conflicto de la urbanización es bastante más antiguo. Desde entonces, no obstante, se han ido construyendo nuevas residencias que hasta ahora funcionan con luz de obra o placas solares a la espera de completar la nueva red eléctrica.

Compartir el artículo

stats