La borrasca Gloria no ha dicho adiós, todavía, en la Ribera. Antes de marcharse ha dejado una espectacular granizada en algunas localidades como Alginet o Alzira. Muy cerca, en Picassent, la tormenta también ha descargado con fuerza y ha cubierto con un manto blanco de granizo toda la localidad.

Alrededor de las 6,50 horas de la mañana, el pedrisco hizo presencia en la urbanización de Los Lagos en Alginet, donde se acumuló en capas de varios centímetros en algunos de los viales. De hecho, algunas calles se tuvieron que cortar por el colapso del alcantarillado.

Más tarde, Alzira también sufrió las consecuencias del pedrisco. Aunque en buena parte del casco urbano el granizo era del tamaño de un grano de arroz y ni siquiera se llegó a amontonar, en otras zonas como el Hort del Galvañón, el Respirall o la Murta sí que se formó un manto helado sobre la calzada.

El granizo no se marchó de la Ribera y, en torno a las 14 horas, la línea de precipitaciones sólidas se extendió a Cullera, incluidas sus zonas más costeras, y Sueca.

Intensa granizada en Sueca y Cullera