Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La variante de La Graella será el embrión de la futura Ronda Este de Alzira

El ayuntamiento aliviará el tráfico de Santa María de Bonaire Espera ayuda supramunicipal para reformar el vial hasta el Camí Vell de Corbera

La variante de La Graella será el embrión de la  futura Ronda Este de Alzira

La variante de La Graella será el embrión de la futura Ronda Este de Alzira

El Ayuntamiento de Alzira aliviará elevado volumen de tráfico que circula a diario por el barrio de la Santa María de Bonaire, conocido popularmente como La Graella, con la construcción de una variante. Este proyecto es el primer paso para solventar un problema que se arrastra desde hace años: el deficiente acceso a la ciudad por la zona este, que necesita una ronda.

El problema deviene, en parte, de uno de mayor magnitud. La Ronda Norte. La ingente cantidad de vehículos que circula por esta zona colapsa a diario la Rotonda de les Fulles, que da acceso al conocido como «Pont Groc», la zona comercial y el polígono de la Carretera de Albalat. Muchos de los conductores que llegan desde la Ribera Baixa ya van prevenidos y recurren a una serie de caminos rurales estrechos y llenos de curvas que no se construyeron para absorber un volumen tan elevado de tráfico. Este vial desemboca en La Graella, que también soporta los vehículos que acceden a chalés y fincas agrarias.

«Somos conscientes de que este eje está sobrecargado y de que el barrio soporta una gran presión por el gran volumen de tráfico que por allí circula», explica al respecto Sara Garés, concejala de Urbanismo, que añade: «La mejor solución para Alzira y la comarca sería la construcción del reivindicado puente sobre el Xúquer. Pero eso se escapa de nuestras competencias, de modo que intentamos poner en marcha pequeñas soluciones con efectos inmediatos».

El primer paso es la construcción de esta variante. El ayuntamiento ha firmado un convenio con la empresa Verchita SL, propietaria de una gran finca agrícola en la Graella, a través del cual se regula su derecho a regar de los pozos y el consistorio recibe una parte de los terrenos para poder llevar a cabo la obra. «Una fórmula que resulta más económica para las arcas municipales que recurrir a una expropiación», apostilla Garés.

Tras la cesión, el ayuntamiento suma a su propiedad 3.168 m2 que, junto al resto de terrenos municipales, le hace dueño de más de 6.000 metros, en los que podrá construir un vial alternativo. Éste discurrirá desde la rotonda que une el barrio con la ciudad hasta unos metros antes de llegar a la Travessa del Respirall.

Una rotonda sin presupuesto

El siguiente proyecto que vería la luz dentro de esta ronda este sería el otro extremo. La Diputació de València ya ha completado el proyecto de construcción de una rotonda en el peligroso cruce del Forn de Carrascosa, en plena carretera hacia Corbera. No obstante, todavía no se ha dotado económicamente. Completados ambos, se debe cproceder a la reforma de los viales que los unen. Algo que el gobierno municipal quiere realizar aunque, nuevamente, depende de una administración mayor dada la magnitud del proyecto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats