Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Cortés Meseguer | Arquitecto de Sueca.

«No soy adivino, pero la cúpula dañada podría caer en un rato o en seis meses»

«La falta de mantenimiento o reformas poco afortunadas son la causa de desprendimientos»

Luis Cortés, a los pies de la cúpula que se dispone a reparar. | PASCUAL FANDOS

Luis Cortés, a los pies de la cúpula que se dispone a reparar. | PASCUAL FANDOS

Tataranieto del Maestro de Obras Juan Viñoles, que a finales del siglo XIX se opuso a la demolición de la segunda cúpula de la iglesia de Nuestra Señora de Sales, aunque no la pudo impedir, el doctor arquitecto suecano Luis Cortés se dispone a coordinar junto a Pepe Pardo un equipo multidisciplinar que asumirá la restauración de este singular elemento, que amenaza con desplomarse tras el último temporal.

En cuestión de unos años se han producido desprendimientos de tejas en la cúpula de la ermita de Sant Bernat de Carlet, en la iglesia de Sumacàrcer, en Massamagrell y, ahora, en el templo de la patrona de Sueca, entre otras. ¿Es casual o hay alguna causa que explique esta sucesión de desperfectos?.

Por lo general, habría una casuística, la falta de mantenimiento. Una cúpula es un elemento que tiene una inercia térmica, sufre muchos contrastes térmicos entre el día y la noche, se contrae y se dilata, y necesita estar bien ventilada. Una cúpula puede pasar un día de enero de estar por debajo de cero grados a una temperatura ambiente de 20 º C , aunque debido a la irradiación solar adquiere una temperatura mucho mayor por el vidriado de las tejas. Eso puede provocar un daño patológico, sobre todo si no se ha empleado el mortero adecuado. Antiguamente utilizaban un mortero de cal, que no fragua, sino que endurece por carbonatación, y es un proceso reversible. El mortero es una parte fundamental en las cúpulas porque tiene que ser capaz de absorber esas tensiones, de lo contrario las tejas se rompen al ser más rígidas que el mortero. Algunas de las intervenciones en esas cúpulas se deben a que utilizaron mortero de cemento, que tiene unas condiciones menos idóneas ya que no tiene esa elasticidad.

Por tanto, los desperfectos son producto de una falta de mantenimiento y de intervenciones poco afortunadas.

En algunas cúpulas ha habido intervenciones poco afortunadas.

¿Se podrían haber evitado estos problemas?

Es complejo. Todas las construcciones necesitan un mantenimiento y hay que tener en cuenta que una cúpula, en algunos puntos, trabaja como una pared vertical. ¿Por dónde falla la cúpula? Por lo general, por fallo de la cornisa, fallo de los morteros o por un mal anclaje de las tejas. Cuando cae la cornisa cae todo lo que viene arriba.

A diferencia de las otras cúpulas, en el caso de la iglesia de Sueca el revestimiento cerámico es en forma de escamas. ¿La aparición de grietas denota una afección más grave que en el resto?

Son cúpulas distintas, ésta es una estructura metálica y el soporte estructural son perfiles conformados metálicos. Si el soporte metálico tiene oxidación y se corroe, pierde la capacidad portante y se parte, que es lo que habrá pasado en esta cúpula. En las otras lo que falla sería la envolvente, el tejado.

¿Cómo funciona una estructura metálica en una cúpula?

En las cúpulas de ladrillo, están trabajando todos los puntos de la cúpula, ya que es una estructura tridimensional. En el caso de la de Sueca, se trata de una estructura formada por cerchas metálicas como meridianos y correas metálicas como paralelos, que es donde apoyan los ladrillos a panderete que forman el soporte donde anclar las tejas. En este caso, la carga de toda la cúpula es soportada por las cerchas, pero las correas deben soportar a su vez el peso de los tabiquillos. Si se parten las correas, se forman las grietas y el tabiquillo está en el aire y, claro, existe un riesgo de que caiga esa parte.

¿Hasta qué punto?

Adivino no soy, no sé cómo se encuentra el estrato e igual puede ser inminente y cae en un rato, que aguanta seis meses, no lo sé. Hay un riesgo en la parte más dañada que hemos visto porque no tiene apoyo directo y no hay transmisión de cargas desde esa hoja externa a la parte inferior. Lo primero será demoler esa parte que está arruinada para evitar que se desprenda, porque si esperamos a que caiga arrastraría mucho más que si la demolemos nosotros.

¿Se deberá desmontar?

Una vez abramos ese hueco podremos observar cómo se encuentra la estructura interna. Suponemos que se puede conservar más o menos. Imagino que habrá oxidación, habrá corrosión, pero nada que no podamos reparar. La idea es volver a reconstruir completamente la hoja exterior porque la parte norte, que se intervino en los ochenta, también empieza a tener esos daños. Siempre se actúa con el criterio de mínima intervención pero, llegado el momento, a grandes males grandes remedios.

La historia de la iglesia da cuenta de sucesivos problemas en la cúpula. ¿Puede haber algún vicio de origen que justifique los daños?

Sí, porque al analizar la cúpula y, sobre todo, la iglesia, detectas en la nave principal una deformación de los arcos que indica que ha habido un movimiento de las cimentaciones. Si se abren los muros el arco desciende y todo lo que hay arriba se mueve.

Tenemos cerca el molino arrocero, en el que entra el brazo de una acequia y supongo que ese brazo vendrá cercano a la iglesia. Si no está canalizado, toda el agua va lavando la tierra y una estructura tan pesada como ésta se va readaptando.

Puede ser que haya un fallo en el terreno y eso se trasladará en otros momentos a la cúpula, pero no es el caso de la patología actual de la cúpula.

El campanario también presenta un desplome de unos 17 centímetros.

¿Tienen algún proyecto de intervención en el campanario?

Lo vamos a plantear ahora, estudiaremos el desplome y

tenemos pensado hacer un recalce de la cimentación, creemos que será suficiente. A lo mejor tenemos que atirantar en algún otro punto, pero no afectará visualmente al patrimonio. El campanario, al estar unido a la portada, tira y se ve en la parte superior como se van abriendo grietas porque denotan el movimiento del campanario.

¿Cuándo cree que se podrá volver a abrir la iglesia?

La iglesia puede recuperar el culto una vez esté la estructura consolidada, igual estamos hablando de un año o año y pico, pero es verdad que si se paraliza la actividad habrá más seguridad. Todas las obras se pueden alargar un par de años, hay que determinar todas las fases de intervención y ver el coste económico. Sólo lo que es la cúpula pueden ser seis meses, no mucho más.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats