Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres bajas laborales dejan sin personal la sección penal de un juzgado de Alzira

El decano del Colegio de Abogados denuncia que la escasez de funcionarios provoca «un atasco en la gestión procesal de procedimientos»

Fachada del edificio que acoge el juzgado de instrucción nº 4 en la Plaça del Sufragi. | L-EMV

Fachada del edificio que acoge el juzgado de instrucción nº 4 en la Plaça del Sufragi. | L-EMV

La sección penal del juzgado de primera instancia e instrucción número 4 de Alzira se ha quedado sin personal. Una baja de larga duración que se arrastra desde las pasadas Navidades y no ha sido cubierta ya que, según alega la Conselleria de Justicia, «las bolsas están agotadas», y la marcha de otros dos funcionarios a lo largo del mes de febrero sin que tampoco se hayan cubierto las vacantes ha dejado la sección bajo mínimos.

Ningún funcionario atendía ayer de forma presencial la oficina penal mientras que el personal del sección civil tenía que multiplicarse durante la guardia. La escasez de personal no es exclusiva de esta sala, aunque la situación del juzgado de instrucción número 4 sí resulta la más sangrante, hasta el punto que, según ha podido saber Levante-EMV, el magistrado titular elevó ayer una queja a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia para alertar de que carece del personal necesario para el normal funcionamiento del juzgado.

El decano del Colegio de Abogados de Alzira, Agustín Ferrer, confirmó ayer el déficit de personal que arrastran algunos órganos judiciales, que calificó de «intolerable», y comentó que, si bien la demora en los señalamientos tras el parón que provocó la declaración del estado de alarma no resulta excesiva, el problema deriva en estos momentos en que no hay bastantes funcionarios para tramitar las demandas, «lo que provoca que los procedimientos queden paralizados». «El atasco está en la gestión procesal de estos procedimientos», incidió.

Bolsa todavía provisional

Agustín Ferrer explicó que la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas argumenta que las bolsas de personal están agotadas y que la que se ha constituido de forma provisional todavía no se puede utilizar, por lo que no se están cubriendo las bajas que se han producido.

El juzgado de instrucción número 4 de Alzira tiene asignada una plantilla de dos funcionarios del cuerpo de gestión procesal, cuatro del cuerpo de tramitación y uno de auxilio. Las tres bajas se han producido en la sección penal, que ha quedado prácticamente desmantelada. Se da la circunstancia, además, de que en este juzgado sólo uno de los funcinoarios del cuerpo de tramitación es titular mientras que el resto del personal es interino.

Por otra parte, esta sala también tenía asignado un juez de refuerzo desde finales del año 2019 que cesó durante el confinamiento decretado por la expansión del coronavirus y que, pese a haberse solicitado la reincorporación ya que se mantienen las circunstancias que provocaron su designación, ésta no se ha aprobado.

Ferrer comentó que, pese a la situación vivida meses atrás por la pandemia, los juzgados de Alzira están realizando señalamientos para julio, lo que calificó de «razonable», aunque lamentó que los procedimientos que se acaban suspendiendo por falta de aforo de una sala de vistas se posponen de una forma excesiva.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 963 030 950.

Compartir el artículo

stats