30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Semana Taurina de Algemesí peligra por segundo año consecutivo

La organización se encuentra ahora como en 2020: no ha convocado la subasta y tampoco suspende la fiesta, aunque el tiempo juega en su contra

La Setmana de Bous de 2019 es la última celebrada en Algemesí. | VICENT M. PASTOR

La Setmana de Bous de 2019 es la última celebrada en Algemesí. | VICENT M. PASTOR

La Semana Taurina de Algemesí vuelve a estar en el aire. Por segundo año consecutivo, una de las ferias de novilladas más importantes queda a merced de la pandemia. Pese a que la fecha de celebración coincidiría con un hipotético escenario en el que la vacunación se encontraría en un estado avanzado, por el momento ni siquiera se ha convocado la tradicional subasta de cadafales, lo que imposibilita su organización.

Cada año, por estas fechas, la Comisión Taurina de Algemesí convoca a las peñas de la localidad para que pujen por el lugar que ocuparán en la plaza una vez llegue septiembre. Si 2020 estuvo marcado por la incertidumbre, el cambio de hoja en el calendario no ha traído demasiadas certezas. Pese a que puede atisbarse un lejano rayo de luz esperanzador en lo que respecta a la vacunación de la población contra la Covid, resulta altamente improbable predecir qué porcentaje de ésta habrá completado un proceso al que no paran de surgirle contratiempos.

Los festejos taurinos deberían celebrarse dentro de cinco meses. Pero sin subastas no hay presupuesto posible para realizar las contrataciones, no solo en unas ganaderías ansiosas por retomar los festejos taurinos, sino también del resto de actividades que acompañan a la Setmana de Bous, como es el caso de los conciertos. En cualquier caso, ésta vive por y para las grandes aglomeraciones de personas, algo que la sociedad ni siquiera sabe si se le permitirá entonces.

Investigación abierta

La Comisión Taurina no ha convocado, por el momento, a los aficionados para llevar a cabo la tradicional subasta. Una ausencia que podría interpretarse como un reconocimiento implícito de la imposibilidad de celebrar los festejos. De igual modo, tampoco ha anunciado públicamente su suspensión.

La reanudación de la feria algemesinense, sea este año o al que viene, podría estar marcada, no obstante, por una posible sanción económica. Como avanzó ayer Levante-EMV, la Conselleria de Justicia ya ha incoado el expediente correspondiente al caso de la huida de un novillo de los corrales de la plaza en 2019, el último año en el que se celebró la semana taurina. El animal fue abatido a tiros por la policía después de herir a varias personas.

Tanto la comisión como la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar Animal han presentado las correspondientes alegaciones al caso, que se cerrará en cuestión de meses. Una de las partes demanda la máxima sanción, que supondría un lastre económico pero no una ruina, ante lo que considera una atrocidad y aprovecha el suceso para reclamar un cambio de la normativa autonómica referente a los festejos taurinos (aunque preferiría la abolición de estos). En ese sentido, pide que las plazas utilicen, obligadamente, dados tranquilizantes.

Los organizadores de la feria, por su parte, se escudan en el informe policial y en la necesidad de evitar que un animal que estaba herido, y por tanto resultaba más peligroso, causase daños personales mayores. La gran cantidad de balas utilizadas se justificó en su reducido calibre, ya que ni siquiera están pensadas para acabar con la vida de un humano, mucho menos para reducir a un toro.

Compartir el artículo

stats