30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell espera fondos de la UE para erradicar el arruí norteafricano

Presupuesta 1,4 millones para erradicar esa especie invasora y controlar la plaga de jabalíes

El arruí norteafricano

El arruí norteafricano

La presencia del arruí norteafricano en los montes valencianos ha levantado las alarmas no solo de los grupos ecologistas, preocupados por la amenaza que este robusto animal representa para la cabra montesa autóctona, sino también del Consell, que en marzo ya incluyó una partida dotada con 1,4 millones de euros para erradicar esa especie invasora, controlar los jabalíes y conservar la fauna autóctona.

Los planes de la Generalitat para poner coto a la invasión del arruí figuran entre los objetivos de gasto de los 4.516 millones de euros que la Generalitat espera recibir de la Unión Europea para impulsar la reconstrucción una vez se consiga controlar la pandemia de la Covid-19 tras el proceso de vacunación masiva que se espera poner en marcha en las próximas semanas.

El arruí se introdujo en los años setenta del pasado siglo en una finca de caza murciana por razones cinegéticas y desde entonces su presencia ha ido avanzado, de sur a norte, por las montañas alicantinas. El último avistamiento de ejemplares se produjo en los montes de Pego, aunque se teme que ha llegado ya hasta la Serra de Corbera. El presidente de la Associació d’Amics de la Muntanta de Llaurí, Vicent Pérez, fotografió a un presumible macho de esta especie hace pocos días en la zona de Les Creus.

La barba que exhiben estos animales, el cuervo semicircular enroscado hacia abajo y su robustez (el macho puede alcanzar los cien kilos de peso) fueron señalados por especialistas como rasgos muy característicos del animal, aunque los expertos tampoco descartan que el ejemplar descubierto en la Serra de les Agulles pueda tratarse de algún híbrido.

El Consell, consciente de la importancia que comenzaba a adquirir la entrada del arruí ya decretó en 2009 que se trata de una especie invasora que se ha adaptado muy bien a las condiciones del prelitoral del sureste español. Su presencia también se constata en el interior de la provincia de Valencia, en los cotos del entorno del río Cabriel. La especie se introdujo en cercados de caza mayor de Venta del Moro en 1991.

Los expertos proponen actuaciones de control poblacional y el Consell parece ya dispuesto a actuar para frenar su expansión.

Compartir el artículo

stats