30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira reabre el insectario para la lucha biológica contra el «cotonet»

La plantación de 2.500 kilos de patatas permitirá producir más de 750.000 unidades del depredador natural de la plaga, que se repartirán a los agricultores entre junio y septiembre

El alcalde de Alzira y Antonio Soler, ayer, en una de las cabinas de cultivo de «Cryptolemus». | PERALES IBORRA

El alcalde de Alzira y Antonio Soler, ayer, en una de las cabinas de cultivo de «Cryptolemus». | PERALES IBORRA

La siembra de 2.500 kilos de patatas permitirá producir entre 750.000 y 800.000 unidades de «Cryptolaemus» que se repartirán por los cultivos del término municipal de Alzira entre los meses de junio y septiembre para combatir de forma biológica la plaga del «cotonet». Será la primera «cosecha» del nuevo insectario construido por el ayuntamiento en el Mercado de Abastos donde, bajo la coordinación de los técnicos de Alzicoop, se realizó en marzo la primera siembra en dos de las cinco cabinas habilitadas mientras que las patatas se plantarán el lunes en las otras tres.

«Lo hemos partido en dos períodos para cubrir un mayor intervalo de tiempo», explicó ayer el ingeniero técnico agrícola de Alzicoop, Antonio Soler, durante la visita que las autoridades municipales y representantes del sector agrario realizaron a las nuevas instalaciones. Soler dejó claro que en la actualidad no hay tratamientos químicos efectivos contra el «cotonet», ni en cítricos ni en caquis, por lo que señaló que «no tenemos opción, o vamos a la lucha biológica o no controlamos la plaga», mientras comentaba que está en investigación el uso de feromonas de confusión sexual para evitar que los machos se apareen con las hembras, aunque no se han completado los estudios.

La cooperativa gestionaba el antiguo insectario de la Cámara Agraria en la calle Naranjo, que se abandonó hace algo más de dos años ya que, según comentaron ayer tanto Soler como el concejal de Agricultura y Medio Ambiente, Pep Carreres, se trataba de un instalación construida en 1959 que había quedado obsoleta, no daba los resultados esperados y ocasionaba molestias a los vecinos. «Se ha dado un paso de gigante respecto de lo que teníamos hasta ahora», comentó Carreres, mientras destacaba la posibilidad de ampliar la instalación e incluso facilitar la producción de depredadores naturales de otras plagas en el futuro. El alcalde de Alzira, Diego Gómez, comentó que «había que dar una respuesta inmediata a este problema» y, recogiendo el sentir del presidente de Alzicoop, Paco Clari, indicó que el proyecto debe tener continuidad con una ampliación o buscando el respaldo de la Mancomunitat para que la lucha biológica contra el «cotonet» se aplique en todos los municipios.

Los técnicos de la cooperativa han sembrado en las dos primeras cámaras mil kilos de patatas y han iniciado un proceso de cría de este insecto depredador del «cotonet» que se prolonga durante 91 días. Soler diferenció tres etapas de cultivo hasta obtener el «Cryptolaemus» adulto. La primera consiste en la cría de las patatas en estas cabinas con un minucioso control de temperatura y humedad, una fase que se prolonga durante 28 días. La segunda corresponde a la infectación de las patatas con el «cotonet», que se prolonga otros 28 días, mientras que la tercera consiste en inocular el «Cryptolaemus» para que se desarrolle sobre el «cotonet» hasta conseguir los insectos adultos que se soltarán en el campo.

En base a este calendario, Soler explicó que los primeros insectos se podrán repartir entre los agricultores a mediados de junio, mientras que la segunda hornada permitirá ampliar la campaña hasta septiembre. Carreres destacó que el objetivo para próximos años es realizar tres producciones. El técnico estimó que con 750.000 unidades de «Crytolaemus» se pueden proteger 4.500 hanegadas de cultivo, si bien destacó que por el proceso natural de expansión y reproducción la superficie beneficiada por la lucha biológica será muy superior.

Carreres comentó que las normativas europeas cada vez limitan más el uso de fitosanitarios, por lo que hay que potenciar la lucha biológica y, anunció que el área de Medio Ambiente ha iniciado contactos con empresas, profesionales y la universidad para crear un aula permanente para la formación de agricultores que sirva de enlace entre la investigación y el sector primario.

Compartir el artículo

stats