Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira integra el Xúquer en la ciudad y lo convierte en un espacio lúdico

El consistorio ultima la reconversión del cauce en un recurso de ocio que ofrezca actividades como la pesca, rutas de paseo o el piragüismo

Acceso al embarcadero que permitirá la práctica del piragüismo junto al casco urbano | PERALES IBORRA

Alzira ha dado, durante los últimos años, pasos para acercarse al río. Como otras localidades de la comarca, vivió de espaldas al Xúquer, pese a que sin él ni siquiera habría existido. Los sucesivos proyectos medioambientales van encaminados en una única dirección: democratizarlo. El edil del área, Pep Carreres, no oculta su deseo de un río para todos: «Nos encantaría que tuviese un lúdico. Que fuese un lugar al que te vas a comer la mona en pascua o en el que puedes pasar el día navegando en piraguas». La integración en la ciudad, que por otra parte lo apartó hace varias décadas de sus entrañas, es una realidad cada vez más tangible.

El objetivo es ambicioso y el planteamiento parece bastante lógico. «El Xúquer forma parte de nuestra esencia, da sentido a la ciudad. Ha sido protagonista de nuestras vidas para bien o para mal y debemos defenderlo como un sistema medioambiental pero también económico», argumentaba ayer Carreres.

La recuperación del río es progresiva pero incompleta. Todavía queda mucho por hacer para conseguir una concepción del Xúquer que sería la más cercana e interesante que se ha planteado en décadas. «Recuerdo que todo el mundo se reía cuando planteamos el programa de ‘Canya a la canya’ para eliminar la presencia de esta especie invasora. Cada vez más administraciones se suman a ello porque ese es el río que todos queremos. Uno que garantice la biodiversidad característica de las zonas de ribera, tanto para la flora como para la fauna», proclamó Carreres, que prosiguió: «Esta biodiversidad es, además, un sistema natural de protección, ya que serviría también de defensa ante molestas plagas como la del mosquito tigre».

Mirador

La pandemia ha sido, quizás, una excusa para adelantar esta nueva concepción de paraje natural. El consistorio ya pidió en Pascuas evitar la clásica Murta y ampliar el foco a la hora de disfrutar de los espacios naturales de la ciudad. Una Alzira más verde, fue siempre la proclama del ejecutivo progresista. En sus planes, claro, estaba la reconciliación con el río, menospreciado en épocas anteriores. «Debemos seguir reivindicando nuestro paisaje. Todo él. La Murta y la Casella son estupendos, pero tenemos también un Anell Verd o el río. En el caso del Xúquer, se debe limpiar y recuperar para poder tenerlo a nuestro alcance. También es necesario reivindicar un caudal mínimo y evitar que nos cojan el agua o la contaminen. De ese modo, podrá existir un uso lúdico del río que permita actividades como la pesca o los paseos en canoa. Sería un beneficio para cada vecino y para generar turismo», subrayó el edil alzireño.

Todavía resulta imposible realizar un uso lúdico completo del río, pero lo cierto es que se han dado numerosos pasos en dicha dirección. Por un lado, se encuentra el denominado Anell Verd, en cuyo conjunto se ha llevado a cabo también la consolidación de un paseo fluvial en el lecho del Xúquer. En los últimos años también se ha realizado, además, la construcción del mirador, situado en la zona del Malecó. Desde este punto, y tras un paseo, se puede llegar al puerto de las piraguas, situado junto a la pista de atletismo del polideportivo Jorge Martínez Aspar.

Una ruta a pie que, en un futuro no muy lejano, podría complementarse sobre una piragua en lo que sería un plan que, como apunta Carreres, es igual de válido para vecinos de la ciudad como para atraer visitantes. «Es algo que estamos estudiando. Una canoa requiere una matrícula y una mínima práctica. No todo el mundo puede coger una y lanzarse al río. Pero, por suerte, nuestras aguas no son peligrosas y es algo que se podría fomentar a través de una enseñanza sobre su uso y también sobre el propio río», concluyó el edil.

Plan didáctico para aprender a valorar el río desde las escuelas

El Ayuntamiento de Alzira ha preparado un nuevo plan didáctico para aprender a valorar el río desde las escuelas que complementa su proyecto de integración del Xúquer en la ciudad. «Queremos que los niños conozcan de primera mano el ecosistema del río y su valor, enseñarles en biodiversidad. Si las nuevas generaciones son conscientes de ello, es menos probable que decidan vivir de espaldas a él», comentó al respecto el concejal de Medio Ambiente, Pep Carreres. De ese modo, se contará con nuevas actividades extraescolares que se desarrollarán en el puerto de las piraguas dentro de la denominada Escola de Riu, dirigida inicialmente a los estudiantes de Secundaria de los institutos de la ciudad y que se presentará en sociedad la próxima semana.

Compartir el artículo

stats