Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Trinquet de Carcaixent sucumbe frente al olvido

El Club de Pilota Valenciana se moviliza en las redes sociales en busca de apoyo institucional para «salvar» el recinto de un acelerado deterioro que lo mantiene cerrado desde hace un lustro

El recinto cumple 73 años con un visible menoscabo de las instalaciones que impide practicar el deporte autóctono. | CLUB PILOTA CARCAIXENT

«Quinze a quinze», generación tras generación, fue el templo de la pilota valenciana en Carcaixent. Sus muros fueron testigo de la proeza de grandes pelotaris como Paco El Genovés, que debutó en 1972. Ahora, esas paredes se resisten al olvido. Ya en los años ochenta y noventa del siglo pasado raspó el peligro de cierre, y ahora vuelve a estarlo. En momentos puntuales se ha actuado con algún «lavado de cara» puntual que no ha conseguido frenar el proceso de degradación.

Sin embargo, esta vez el Club de Pilota Valenciana Carcaixent, que el próximo año cumplirá tres décadas, se ha movilizado a través de las redes sociales con el fin de «salvar el trinquet» difundiendo imágenes actuales e históricas del estadio nacido en 1948 y animando a la población a participar en una encuesta del ayuntamiento (el Plan Urbano de Actuación Municipal) para reclamar «un trinquete digno para el pueblo».

Hace más de cinco años que no se juega a pelota en el recinto por el avanzado deterioro tanto de los vestuarios como de la pista y las gradas. «Las condiciones de juego no eran óptimas, ya no se podía ni entrenar ni competir, suponía un peligro tanto para aficionados y para jugadores», esgrime Sergio Cebolla, presidente del club. Según expone, durante años han tenido que entrenar «de prestado» en otros trinquetes de la comarca, como los de Alzira, Guadassuar o Algemesí. «Es incomprensible que la ciudad en donde se confeccionan las mejores pelotas no tenga un ‘trinquet’ en condiciones», denuncia.

Por su parte, el alcalde Paco Salom califica de «lamentable» el estado en el que se encuentra el trinquet. «Supone una pérdida de patrimonio cultural y arquitectónico», deplora. Desde el gobierno valenciano se han interesado por la situación de Carcaixent a raíz de la campaña popular. Según fuentes municipales, el coordinador de Pilota de la Generalitat, Sebastià Giner, contactó con el consistorio con el fin de encontrar alguna solución para el histórico recinto. «Se están manteniendo conversaciones entre todos los agentes implicados. Estamos aún en un punto muy inicial pero existe un interés mutuo por casar intereses y avanzar», declara Salom.

Reforma o nuevo trinquet

En estos momentos se contemplan dos vías para resolver la falta de instalaciones de pilota en el municipio: trabajar para reformar el viejo trinquet o edificar uno desde cero. «Antes que meternos en una nueva obra, nuestra primera opción es acondicionar el trinquete tradicional», esgrime Salom. El alcalde fija que «hay que cuantificar los costes» de la reforma y ver si «son asumibles y si disponemos de ayudas públicas».

La familia Ribera lleva 73 años administrando las instalaciones del trinquet y el servicio de bar. Con una honda pasión por la pelota, han heredado el negocio de padres a hijos. Sin embargo, ellos tan sólo son arrendatarios. Según fuentes consultadas por Levante-EMV, los propietarios no quieren embolsar más capital aunque no se cierran a que el ayuntamiento pueda administrar el recinto.

Alfonso Ribera se jubiló hace seis años, pero ha seguido de cerca el declive del trinquete. «Las murallas van desprendiéndose por la lluvia, yo recojo los pedazos que caen y procuro recortar la hierba», explica. Su sobrino, Daniel Ribera, es ahora el encargado del espacio. Fue pelotari y regenta una empresa que organiza partidas por la comarca. «Me encantaría que el trinquet que construyó mi abuelo volviese a funcionar, haré todo lo posible para que así sea», manifiesta Ribera, que está participando activamente de las reuniones para hallar una solución. «El trinquet se hundió en dos ocasiones cuando hubo fuertes nevadas hace ya unas cuantas décadas. Las dos veces lo volvimos a levantar», evoca orgulloso.

Compartir el artículo

stats