Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cullera cierra agosto con una ocupación muy superior a la esperada

Apartamentos turísticos al 73% y un aumento de extranjeros del 50% dibujan un balance muy positivo

Playas llenas en Cullera, peroa la vez seguras al mantenerse la distancia de seguridad entre las sombrillas | JOAN GIMENO

Cullera ha cerrado la temporada alta estival del 2021 con unas cifras muy buenas de ocupación turística. Si el mes de julio fue considerado como un mes positivo, la valoración final de agosto ha sido mucho mejor de lo que se esperaba tras unos inicios titubeantes de la campaña estival que provocaron cancelaciones de reservas ante el incremento de contagios por la Covid-19 y las restricciones que acabaron imponiéndose. Si la primera quincena de agosto fue apoteósica al alcanzar una ocupación próxima al 100%, la segunda quincena tampoco ha defraudado. 

Muchas pernoctaciones

Los hoteles han vuelto a mostrar este año una de sus mejores caras. Estaban completos durante los fines de semana y la ocupación estaba próxima al 80 % en los días laborables de la segunda quincena del mes de agosto. Unas cifras que vienen a confirmar la excelente salud que conserva el atractivo turístico de Cullera y el buen trabajo realizado por el sector para ofrecer seguridad sanitaria a los visitantes.

Otro significativo baremo del buen momento de forma que vive Cullera lo ofrece la ocupación de los apartamentos turísticos, que en la segunda quincena de agosto se ha situado muy próxima al 73% como media. Durante el último mes ha sido complicado encontrar un apartamento libre en primera línea de la playa mientras que la demanda se ha mantenido en el 70% a medida que nos adentrábamos en el interior de la trama urbana. Un importante empujón para un sector que no las tenía todas consigo por los efectos de la pandemia.

En cuanto a los aparthoteles y los hostales la ocupación ha seguido situándose muy alta en la segunda quincena de agosto con cifras muy próximas al 85 % de media. Por lo que respecta al camping Santa Marta, ha mostrado una ocupación superior al 60% durante el mes de agosto.

Turismo internacional

Esta ocupación ha dejado claro que el turismo internacional, poco a poco, está regresando a la capital turística de la Ribera Baixa y lo hace con cifras muy significativas pese a las restricciones preventivas implantadas en los países de origen. Según datos oficiales, la presencia de extranjeros ha superado en un 10% la registrada en 2020 en cuanto al número total de visitantes, lo que viene a significar un incremento de este tipo de turismo superior al 50% respecto al año anterior.

Aún así, la temporada estival la ha salvado el turismo nacional, en especial procedente de la propia Comunitat Valenciana así como de lugares tan diversos como Extremadura, Madrid, el País Vasco, Castilla y León y Aragón. Un turista nacional que llegaba a Cullera atraído por el clima o la gastronomía, pero en especial por la seguridad sanitaria que ha demostrado durante la pandemia.

Hostelería al completo

De forma paralela a la ocupación turística se mueve la hostelería, que ha vivido un verano casi al completo. Durante los fines de semana y en especial en los servicios de la cena de viernes y sábado y las comidas de sábado y domingo se han tenido incluso que triplicar el servicio de las mesas. Una buena prueba de la masiva afluencia de visitantes durante los fines de semanas ha llegado marcada por la ocupación prácticamente al completo de las plazas de aparcamiento de los parquings municipales existentes en la localidad, así como la dificultad de encontrar un estacionamiento libre en las calles de la zona turística.

Fuentes hosteleras consultadas por este periódico han afirmado que «no solamente se ha vivido una explosión en cuanto a la ocupación de las mesas en los restaurantes y bares sino que además se ha notado que la gente tenía más ganas de gastar al acudir a estos establecimientos».

Playas llenas y seguras

Una buena muestra de la ocupación ha sido que las playas de Cullera han mostrado una gran imagen. Estaban completas pero sobre todo de seguras al mantenerse la distancia de seguridad entre sombrilla y sombrilla a pesar de una afluencia masiva de bañistas. En definitiva, Cullera ha experimentado una de las mejores temporadas turísticas que se recuerdan en los últimos años. 

Compartir el artículo

stats