Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alzira FS se queda sin puntuar en su estreno ante el campeón del año pasado

El Noia aprovecha los errores concedidos por el conjunto ribereño, que deja una buena imagen a su público pese a la derrota (2-4)

Rafa Ara conduce el balón durante un ataque del Family Cash Alzira FS. | PAULA CLIMENT

Rafa Ara conduce el balón durante un ataque del Family Cash Alzira FS. | PAULA CLIMENT

El Palau d’Esports ha vibrado de nuevo con la Segunda División del fútbol sala nacional. El Family Cash Alzira FS recibió al Noia Portus Apostoli, campeón en la campaña anterior y uno de los candidatos a estar entre los mejores otra vez, en un ambiente cálido por el termómetro y el apoyo de la grada. Los ribereños cayeron por 2-4 pero estuvieron más cerca de estrenar su casillero de lo que se puede deducir del marcador final.

Fue el primer partido con una entrada considerable tras la interrupción por la pandemia. En los aledaños se respiraba un gran ambiente festivo que, posteriormente, se trasladó al interior del recinto deportivo. La grada fue un hervidero desde la salida de los jugadores hasta el pitido final. Aun así, no fue el día. El Family Cash concedió demasiado al rival, que aprovechó bien sus ocasiones.

El primer tanto del Noia, de hecho, fue en propia puerta, con un córner que Jose Carlos remató al fondo de la red de manera involuntaria. El Family Cash empató el partido con una de esas genialidades que llevan el sello de Rafa Ara. El valenciano golpeó un balón cruzado a la media vuelta que se coló por la escuadra. El Palau retumbó como hacía mucho tiempo que no ocurría. Antes del descanso, los gallegos se adelantaron de nuevo, con un tanto de Pirata que entró llorando en la portería tras un despiste defensivo.

En la reanudación, Cristian Cárdenas enganchó un balón colgado para empatar de nuevo el encuentro. El graderío volvió a enloquecer. Con el marcador equilibrado, el Family Cash ganó terreno, empujado por una afición entregada. Pero entonces llegó la expulsión de Castejón. El jugador vio la segunda cartulina amarilla al entorpecer un saque de banda. Una decisión algo rigurosa teniendo en cuenta el castigo que suponía. Las primeras acometidas de Noia se saldaron con buenas defensas. Incluso Peloncha estuvo a punto de marcar con un despeje lejano que acabó en córner. La inferioridad numérica se terminó con el tercer gol noyés.

Pese al gran esfuerzo local, no hubo remontada. Con el juego de cinco llegaron tres ocasiones clarísimas para empatar el partido, pero el balón no quiso entrar. El Noia aprovechó para finiquitar el encuentro al meter el cuarto. El equipo se vació en la pista y dejó bien claro que el Palau será un feudo muy difícil de conquistar.

«No tocaba ganar, el partido lo perdemos nosotros»

El técnico del Family Cash Alzira FS, Braulio Correal, se mostró satisfecho con el esfuerzo de los jugadores, aunque no escondió su malestar con el resultado. «Creo que es un partido que hemos perdido nosotros. El primer gol es en propia; el segundo entra llorando; el tercero, en inferioridad y el cuarto ha llegado cuando estábamos cerca del empate con esos disparos exteriores. No tocaba hoy ganar, el esfuerzo y la actitud de los chicos ha sido tremenda. La próxima semana tenemos que seguir trabajando, queda muchísimo por delante y vamos a darlo todo».

Compartir el artículo

stats