Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alzira FS y Mengíbar se citan sin haber estrenado aún el casillero de victorias

Disputarán, esta tarde en el Palau d’Esports, un partido que se prevé reñido tras cosechar un empate y una derrota en las dos primeras jornadas

Peloncha remata el balón ante dos defensores durante el partido ante el Noia. | RAÜL AMAT

Después del empate amargo de la pasada jornada en casa de Movistar Inter, el Family Cash Alzira tiene una nueva oportunidad para luchar por el primer triunfo de la temporada. Los de Correal se enfrentarán esta tarde, a partir de las 19 horas, a Software Delsol Mengíbar en el Palau d’Esports. Un partido en el que intentará hacer valer el factor pista, con la afición empujando desde la grada, en busca de esa primera y esperada victoria.

Los dos equipos tienen una derrota y un empate. El Family está un par de puestos más arriba en la tabla, pero de manera simbólica, por la diferencia de goles. A pesar de esta situación pareja, las sensaciones pueden ser algo contrarias en los dos equipos. Y es que los de Mengíbar inauguraron su casillero tras igualar una diferencia de tres goles en contra al descanso, el pasado fin de semana, ante el recién ascendido Calvià.

Por otro lado, también ante uno de los nuevos en la categoría, el Family Cash Alzira vio cómo se le escapaba la victoria en los últimos dos minutos tras haber conseguido un marcador de 0-2 en Alcalá de Henares ante el Movistar Inter ‘B’. El equipo ha trabajado bien durante la semana y ha reseteado rápido para encarar esta tercera jornada con garantías. Uno de los puntos a favor, de partida, volverá a ser el ambiente del pabellón. En la primera cita de la temporada, contra Noia, el Palau ya advirtió de su potencial para respaldar al equipo y darle ese empujón necesario en los momentos de debilidad.

La llegada del otoño permite vaticinar una mayor afluencia en el Palau para esta tarde, que con la normativa actual puede dar cobijo a unas 1.400 personas, la mitad de su aforo. Algo que, como bien es sabido, es clave en el proyecto del fútbol sala alzireño.

Porky, ausente

El empate en el último suspiro sobre el parqué de Alcalá no fue lo único negativo. En el ecuador del primer tiempo, Porky tuvo que retirarse lesionado por un encontronazo previo con un jugador interista, que le dejó la mano fuera de combate. Tras la exploración, se le advirtió una fractura del quinto metacarpiano de la mano izquierda, que le dejará de cuatro a cinco semanas ausente. El joven Maseres, que ya debutó en pretemporada ante Cartagena, compartirá convocatoria con Serra.

Compartir el artículo

stats