Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno admite que los cañones sonoros de Gavarda no son legales

El alcalde alega que se trata de un montaje «privado que está en suelo privado»

Parte del casco urbano de Gavarda. | VICENT M. PASTOR

La presencia de mecanismos sonoros para desactivar tormentas en Gavarda ha sido objeto de requerimientos de información por parte de Compromís al Gobierno a raíz de las quejas vecinales recibidas. La funcionalidad de los denominados «cañones granífugos» es la de detectar y ahuyentar la presencia de nubes con carga de hielo (granizo) mediante la emisión de explosiones de gas y aire hacia el cielo que se desplazan a la velocidad del sonido, para así proteger los cultivos al des cristalizar el granizo, convirtiéndolo en lluvia o granizo blando.

La coalición reclamó en septiembre conocer si estos cañones sónicos cuentan con el visto bueno de la administración española. Ahora el senador Carles Mulet, ha recibido la respuesta del Gobierno, en la que, tras la consulta de los archivos de la Confederación Hidrográfica del Júcar de los últimos 20 años, se concluye que no existe «autorización alguna de modificación artificial de la fase atmosférica del ciclo hidrológico». Fase que, afirma, «solo podrá ser modificada artificialmente por la Administración del Estado o por aquellos a quienes esta autorice».

El Gobierno señala, además, que cuando dicha modificación tenga por finalidad evitar precipitaciones en forma de granizo, «la autorización debe otorgarse por el organismo de cuenca» de la Confederación Hidrográfica.

Para Mulet, por tanto, la presencia de estos cañones en la localidad de Gavarda se sitúa «al margen de la legalidad», por lo que sostiene que la administración pública debería desmantelar dichas instalaciones, así como «sancionar a quienes estén incumpliendo con lo dispuesto en la Ley de Aguas, que prohíbe realizar modificaciones de la fase atmosférica del ciclo hidrológico». El proceso que siguen este tipo de instalaciones, pasa por comenzar a actuar con la detección de nubes que tengan potencial carga de hielo y disiparlas, en cualquier hora del día, lo que dificulta el descanso de la ciudadanía de núcleos cercanos.

«Es cosa de la Confederación»

Por su parte, el alcalde de Gavarda, Vicent Mompó, confirmó ayer que se trata de «una instalación privada realizada en suelo agrícola privado». Miembros del consistorio local visitaron dicha instalación tras recibir las primeras quejas de los vecinos. «Hablamos con la conselleria, pero ante estos casos tan extensos y complicados, no hay contestacions y se pasan la pelota unos a otros» lamenta el primer edil.

«Estamos hablando de un cañón que se encuentra en medio de un terreno privado; el ayuntamiento no tiene nada que ver. Eso sí, si el Gobierno u otra administración relacionada con esa materia dicen que esa instalación no es legal, hablaremos con los técnicos e instaremos a los organismos competentes a que actúen» ha asegurado.

Linda con Alberic

Así mismo, Mompó indica que la situación del cañón , aunque dentro del término municipal de Gavarda, se encuentra «prácticamente pegado a la urbanización de San Cristóbal de Alberic, a cuyos vecinos también molestará».

Compartir el artículo

stats