Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 30% de los ingresados en la UCI del hospital ya son pacientes covid

La incidencia supera los 600 puntos en Alzira, l’Alcúdia o Benifaió y Riola suspende su feria navideña

Una ambulancia a la entrada de urgencias del hospital. | PERALES IBORRA

Era cuestión de tiempo que el elevado número de contagios de Covid se tradujese en un mayor número de hospitalizados. En concreto, se han duplicado los ingresos en las dos últimas semanas. De hecho, según ha podido saber Levante-EMV, el 30 % de los pacientes ingresados en la UCI lo está por complicaciones derivadas de contraer el coronavirus.

A mayor expansión del virus, también lo es la posibilidad de afectar a personas que no están vacunadas o que, pese a estarlo, tienen un sistema inmunológico debilitado. Y otra cosa no, pero los casos de Covid proliferan con gran facilidad. De hecho, son varias las localidades que han superado ya la tasa de incidencia que alcanzaron durante la ola de casos del pasado verano. El número de ingresos, aunque se mantiene por debajo de los registrados el pasado año por estas fechas, se ha disparado. Concretamente, hay ahora el doble (26 en planta y 7 en UCI) que hace dos semanas.

En Alzira, el volumen de casos activos se ha reducido ligeramente, pero, como el global de la comarca, su incidencia acumulada supera tanto la media autonómica como la nacional. A fecha de ayer se contabilizaban 320 casos activos, lo que supone 689 por cada cien mil habitantes. También por encima de una tasa de 600 se encuentra l’Alcúdia, 622 en concreto, con 77 activos. La situación epidemiológica es peor en Benifaió, que ya ha alcanzado los 777 casos por cada cien mil habitantes tras detectar 96 en solo catorce días.

Demasiados contactos estrechos

Ante la expansión de los contagios de Covid, cada vez más ayuntamientos renuncian a su agenda de actos públicos con el objetivo de concienciar a sus vecinos y hacerles ver que no es el mejor momento para reuniones multitudinarias. El último que ha seguido estos pasos es el de Riola, que ayer anunció la suspensión de la que iba a ser su primera feria navideña.

Los expertos sanitarios de la comarca insisten, precisamente, en que la prudencia debe ser máxima. «Nos encontramos en un momento de subida contenida. Los casos no cesan y solo en los días en los que se dan de alta los surgidos de grandes brotes parece que pueda revertirse la curva, pero todavía estamos lejos de ello», comentaron a este diario, para añadir: «No puede ser que, todavía a día de hoy, un positivo te diga que tiene cuarenta contactos estrechos. A la gente le gusta demasiado lo de irse de almuerzo con unos amigos, de comida con otros y de cena con otros. Parece que se haya olvidado que estamos en medio de una pandemia, estas cosas todavía no se pueden hacer», concluyeron.

La exigencia del pasaporte dispara las vacunaciones

Los puntos de vacunación contra la Covid sin cita previa establecidos en la comarca registran estros días numerosas visitas ante la exigencia del pasaporte para entrar en restaurantes de más de 50 comensales. «Si se pidiera para entrar en las bibliotecas en vez de para entrar en los bares, seguro que la gente no se habría interesado tanto», bromeaba un sanitario consultado por este diario. Por lo que respecta a la vacunación de los niños, poco a poco se acudirá a todas las escuelas. Algunas abrirán en días festivos para poder administrar las dosis aunque las clases se frenen por las vacaciones.

Compartir el artículo

stats