Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberic alerta de la inhalación de un anestésico como droga entre los jóvenes

El alcalde reclama al Gobierno medidas para controlar la venta del cloretilo tras detectar que se ha generalizado un consumo indebido de este aerosol de uso deportivo y alerta de los riesgos

La detección tiempo atrás por agentes de la Policía Local de Alberic de un joven con decenas de botellas de cloretilo, un potente anestésico local de uso deportivo que se aplica mediante aerosol en la piel aunque los adolescentes lo utilizan como estupefaciente, encendió las alarmas y la posterior aparición de envases de este producto en zonas que los fines de semana frecuenta la gente joven ha alimentado la preocupación.

El alcalde de Alberic, Toño Carratalá, aprovechó la junta de seguridad convocada para abordar la oleada de robos en la urbanización San Cristóbal y otras áreas residenciales del entorno para trasladar a las autoridades la necesidad de actuar contra el consumo descontrolado de cloretilo y, en concretó, pidió al sudelegado del Gobierno, Luis Felipe Martínez, una inmediata regulación por parte del Ejecutivo central de forma que se exija en las farmacias la prescripción médica para este analgésico que ahora se despacha sin receta -aunque muchos farmacéuticos evitan venderlo si sospechan de un mal uso- y que se prohíba su venta a través de internet, otro de los canales de acceso para los jóvenes y adolescentes.

Alteraciones de conducta

Los jóvenes aplican el cloretilo sobre una prenda de ropa para, acto seguido, inhalar, lo que provoca alteraciones del comportamiento como una sensación de euforia o un aumento de la agresividad.

Toño Carratalá señaló que «se está notando mucho» el consumo por la aparición de decenas de envases vacíos por el suelo y planteó la necesidad de regular la venta ya que, según dijo, «no está prohibido, pero los jóvenes lo están consumiendo de esta forma indebida pese a los riesgos que comporta», señaló, mientras recordaba como una adolescente de Montroi entró en coma por este tipo de prácticas, que también ha encendido las alarmas en Canals.

Compartir el artículo

stats