Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cullera logra «estirar» la temporada turística con la gastronomía como reclamo

El balance del ejercicio destaca la ampliación a casi siete meses de una campaña que hace tan solo seis años se limitaba al período estival

Cullera se ha promocionado como un destino seguro. | LEVANTE-EMV

Cullera ha vivido en los últimos seis años una evolución turística en positivo. Allá por el año 2015, la localidad basaba su turismo en una oferta centrada casi con exclusividad en los meses de julio y agosto. Durante los últimos años y gracias a la alianza del sector público con las políticas municipales la situación ha cambiado radicalmente.

Una buena muestra de ello lo evidencian las cifras de empleo en la comarca: Cullera crea más de la mitad del empleo que se genera en la Ribera durante los meses de temporada alta turística gracias al auge del sector, que es uno de los motores económicos no solo de la ciudad sino también de la comarca.

El principal cambio se ha experimentado en la ampliación del periodo vacacional en casi siete meses, yendo desde marzo, con las fallas, hasta el puente del Pilar, coinciden distintos sectores implicados.

La ampliación de la oferta de actividades a todo el año con la gastronomía como gran producto desestacionalizador en los meses en los que el sol y playa no tiran del carro es clave para haber dinamizado un turismo que en las últimas décadas había ido a menos por la falta de unas políticas de promoción claras.

Promoción en ferias

La concejalía de Turismo ha estado trabajando en las últimas temporadas para ampliar la oferta. La creación de la marca gastronómica, «Origen Cullera, capital gastronómica del arroz» ha buscado dar un empuje importante a una oferta basada en el arroz y en los productos Km 0. La marca Cullera también se ha promocionado en numerosas ferias y en enero se mostrarán en Fitur las principales novedades de cara al próximo año.

A pesar de las restricciones que en este complicado 2021 se aplicaban en Europa, fueron muchos los europeos que volvieron a escoger a Cullera como su lugar de descanso.

La presencia de turistas europeos consiguió en la capital turística de la Ribera unos índices importantes destacando sobremanera el turista francés, demostrando una vez más su fidelidad, lo que sumado al turista nacional y autonómico, hizo que 2021 se pueda catalogar en Cullera como un buen año.

«Se ha facturado más que en prepandemia», comentan muchos hosteleros. Y es que el crecimiento del principal motor económico de la ciudad no se ha visto frenado por la Covid-19. «Pensábamos que iba a ser peor que la crisis de 2008 y le hemos dado la vuelta y lo hemos convertido en una oportunidad. La proximidad a València y Madrid nos ha beneficiado y el número de visitantes se ha incrementado con lo que salimos reforzados », concluyen estas fuentes.

Compartir el artículo

stats