Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La renovación del Torretxó diseña casas de «nulo» consumo energético

Se dividen en una gran manzana con cinco bloques de cinco alturas y un enorme patio interno

El proyecto previsto para el Torretxó contempla bloques de viviendas con amplios patios interiores. | STUDIO SWES

El Torretxó de Alzira aspira a ser el espejo en el que se debieran mirar el resto de barrios. El proyecto vencedor del concurso Europan 16 dibuja la construcción de trescientas viviendas bioclimáticas con, en palabras del autor del trabajo, «un consumo energético nulo y una huella ambiental mínima».

Así lo definía a Levante-EMV Héctor Salcedo, uno de los dos socios de studio swes, el despacho de arquitectos sevillano que ganó el prestigioso certamen europeo. Según explicó, se decantaron por Alzira «porque unir dos barrios (l’Alquerieta y el Torretxó) de un urbanismo caótico mediante una conexión social de forma inclusiva era todo un reto». Además, encajaba en su experiencia previa. Salcedo y su socio, Javier Monge, han participado en diversas ocasiones en el concurso Europan y, en su «última oportunidad», lograron la victoria. En el pasado habían obtenido un segundo premio y una mención especial.

Para ello, el estudio asentado en Sevilla (aunque sus socios son de Cáceres y de Cádiz) proponen una macromanzana de más de 14.000 m2 en la que se habilitarán cinco edificios de cinco plantas cada uno, con cabida para unas 300 viviendas. El reto radica en su concepción social y sostenible. «Hablamos de viviendas flexibles, que se adapten a las necesidades de personas sin recursos, de jóvenes o de mayores. Los edificios contarán con diversos espacios comunitarios y la sostenibilidad está presente desde el minuto cero en el que se inició el diseño», apuntó Salcedo.

Al respecto, destacó, por ejemplo, el uso de una estructura de paneles prefabricados de madera contralaminada, «al apostar por ello en vez de por hormigón o acero se reduce un 25 % la huella de carbono, a lo que se añade la utilización de productos reciclados y de kilómetro cero», apostilló. Para ello, la construcción se adapta a las características naturales del lugar, la orientación y la ventilación natural. Los patios, además de servir como accesos, están pensados para mejorar la iluminación y la ventilación y regular la temperatura interior a través de la plantación de vegetación. Tambiém se utilizarían cubiertas ajardinadas, por sus beneficios térmicos y acústicos. «Se trata de incorporar sistemas activos y pasivos que permitan obtener viviendas que demanden la mínima cantidad de energía», concluye el autor del diseño.

Compartir el artículo

stats