Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sanitarios ya están «al límite físico, laboral y psicológico»

CC OO: «Tenemos mucho estrés acumulado y la conselleria sigue sin actuar»

Personal del hospital de Alzira dirigiéndose a su trabajo, en imagen de archivo. | LEVANTE-EMV

Los profesionales que integran el departamento de salud de La Ribera están en una situación límite en cuanto a la presión asistencial como consecuencia de l crecimiento exponencial de los contagios en la sexta ola de la pandemia por la Covid-19. La nueva variante Ómicron, la más contagiosa conocida hasta el momento, es una dura prueba para la sanidad pública. Los médicos de atención primaria están soportando un cupo muy elevado de pacientes en sus consultas. Muchos facultativos llegan a valorar sesenta enfermos en una sola mañana y las demoras de atención llegan hasta las dos semanas.

Ana Belén Ribes, enfermera de la sala de hospitalización del hospital Alzira y delegada sindical de CCOO del departamento de salud de La Ribera, aseguró ayer que la situación que multiplica el estrés del personal del departamento de salud de La Ribera provoca «la llegada al límite tanto físico como laboral y, además, el psicológico y mental, provocando a los trabajadores el síndrome de ‘Burnout’ o lo que es lo mismo, el síndrome del ‘quemado’. Dicho síntoma cada vez es más evidente dado el imparable aumento de pacientes por la pandemia y el alto índice de contagios en toda la comarca por Ómicron».

Gratificaciones injustas

Tanto la atención primaria como la especializada han estado al pie del cañón durante la pandemia. Desde el primer día han atendido a todos los pacientes sin más barreras físicas que las EPI’s, sin diferenciar la especialidad que atendían ni la patología del paciente, «algo que sí hicieron tanto la conselleria y la gerencia del hospital al no valorar de la misma manera a los profesionales cuando se les realizaron las gratificaciones correspondientes por su esfuerzo durante la época más dura de la pandemia», añade la sindicalista de CC OO.

Bajas mal pagadas

Además, la discriminación no solo se limita a dejar de reconocer la dedicación, sino que el sindicato alude a otro tipo de diferencias a la hora de pagar las bajas laborales, lo que genera malestar entre el personal al añadir otras repercusiones económicas negativas: «Mientras un empleado cobra el 100% de la baja laboral, otros ven mermados sus ingresos al descontarse el 25% del salario», recrimina. En La Ribera también existen desde que se revertió la privatización dos tipos de personal diferenciado con condiciones laborales distintas, «lo que crea descontento entre los trabajadores», añade Ribes para recalcar después que «el ratio de profesionales en la comarca es mucho menor que en el resto de departamentos de salud».

Presión por falta de personal

Asimismo, denuncia que la presión que sufren los profesionales de la salud por el exceso de pacientes que deben valorar en las consultas «no ha menguado en el tiempo», como consecuencia de los «contínuos recortes en personal sanitario sufridos durante años, por culpa de unos gobiernos para los que la sanidad pública nunca era una prioridad».

Esa presión laboral, creciente por los contagios masivos de pacientes, acaba siendo ‘mortal’ por la «falta de personal en los centros». Y pese a ello, reprocha Ribes, la respuesta de la conselleria es siempre la misma. «Dice que no hay suficientes profesionales».

CC OO también critica que no se hayan igualado las condiciones laborales de los trabajadores: «Nos están utilizando para enfrentar al personal laboral y estatutario como si fuéramos una empresa privada, lo que nos está suponiendo otro sobreesfuerzo más». Por lo que el sindicato pide «medidas urgentes» para conseguir un clima laboral «idóneo» y una mejora de las condiciones, para desarrollar su actividad «en condiciones óptimas y ofrecer así a los pacientes la calidad asistencial a la que tienen derecho».

«Desde CC OO exigimos a la Conselleria de Sanitat que cuide de sus profesionales», un bien que «se ha demostrado ser escaso», remarca Ana Belén Ribes.

Ana Belén Ribes: Nos llevan a la fase de anestesia emocional»

El sindicato CC OO alerta de que el personal está al límite de sus fuerzas y se pregunta: «¿Por qué la conselleria no cuida a los profesionales de la salud? Tenemos mucho estrés acumulado que, junto con las vivencias sufridas y las acentuadas en época covid, además de las nulas expectativas de mejora que nos augura la conselleria, nos lleva a una situación insostenible que nos aboca a un estado de desesperanza y frustración. Nos están llevando a una fase de anestesia emocional», sostiene Ribes. «¿Quién piensa en los profesionales sanitarios?¿Por qué no se contrata al personal necesario para dar una atención de calidad?», demanda en nombre del sindicato. Y exige «igualar en número la plantilla de personal a la de otros departamentos de salud». Y por último también pide a la conselleria al grito de «¡Basta ya!» que «cuide mejor a los profesionales de la salud» .

Compartir el artículo

stats