Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Immaculada Cerdà apuesta por acercar la AVL a los municipios

Immaculada Cerdà, en una imagen de archivo. Raquel Abulaila

La Acadèmia Valenciana de la Llengua renovó su Junta de Gobierno hace una semana. Su nueva secretaria es Immaculada Cerdà, natural de Algemesí. Jefa de la Unidad de Normalización Lingüística de la Diputación de Valencia, Cerdà es también vocal de la Junta de Gobierno desde 2017 y presidenta de la Sección de Publicaciones y Comunicación, secretaria de Onomástica y miembro de la Sección de Fomento del uso del valenciano.

Cerdà, con su nombramiento, siente «mucha ilusión y orgullo». Ha sido elegida por unanimidad y por sus propios compañeros: «Han confiado en mí y en mi trabajo, fue la alegría más grande que tuve», expresa feliz para Levante-EMV. De su nuevo puesto, indica que: «Debo conseguir que la academia mantenga su nivel, pero también que sea capaz de seguir con su ejercicio de transparencia y accesibilidad a la sociedad», explica, añadiendo además que: «Nuestra presidenta avanza en ese sentido, sus ideas confluyen con las mías. Debemos ser más útiles y necesarios y, por eso, debemos contactar más con la gente. Soy de Algemesí y vivo el valenciano desde la calle».

Herramientas gratuitas

La Academia dispone de varios productos tecnológicos de código abierto -gratis- a disposición de todos: «También queremos dar pie a que empresas privadas que hacen productos, puedan usar nuestros diccionarios, como el Salt, o nuestro catálogo de topónimos, que usa ‘Open Street Maps’. Nuestro trabajo pasa por que la gente lo sepa y ponérselo fácil», comenta. «La institución debe incrementar su presencia, llegando hasta los pueblos y las comarcas donde debemos tener más presencia. Somos accesibles, pero debemos acercarnos al pueblo valenciano, también presencialmente. Por eso, entre otras, el próximo día 24 a presentar nuestro vocabulario de artes escénicas al Gran Teatre de Alzira, es un lugar espectacular para realizar una buena presentación», concluye.

La errónea idea de que el valenciano es de pueblo

Preguntada sobre si el valenciano está suficientemente sedimentado en la sociedad, Cerdà realiza una división: «Hablamos de diferentes estratos y diría sí o no dependiendo del que se mire. Algunos en los que el valenciano no tenía presencia, como la universidad o internet, ahora sí la tiene. En cambio, hay otros ámbitos en los que ocurre justo lo contrario. Por ejemplo, la no transmisión generacional, algo que creíamos asentado. También debemos luchar contra esa idea preconcebida peyorativamente de que el valenciano es de pueblo. Debemos trabajar más el orgullo propio», enfatiza. Al respecto, comenta la necesidad de más campañas para el uso del valenciano: «Ahora es cuando más necesitamos estas referencias de orgullo de nuestra lengua, debemos sentirnos afortunados por el hecho de ser bilingües de base».

Compartir el artículo

stats