Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin avances en la primera reunión para buscar el consenso en el PSPV alzireño

Isabel Aguilar no acudió a la reunión

Los tres ediles socialistas alzireños: Fernando Pascual, Isabel Aguilar y Gemma Alós. | VICENT M. PASTOR

La primera reunión forzada por la dirección del PSPV entre las dos candidaturas que se disputan la secretaría general de la agrupación socialista alzireña acabó anoche sin avances. Tanto Adrián Sarria, propuesto por el sector oficial, como Gemma Alós, que representa al sector crítico, se niegan a ceder el liderazgo de la ejecutiva por lo que, como ya se preveía, la posibilidad de alcanzar un acuerdo que facilite una lista de integración, como propone la cúpula provincial del partido, es todavía remota. El diálogo abierto ayer entre las dos facciones estuvo repleto de reproches y recriminaciones. No hubo apenas avances, aunque ambas partes aceptaron, no sin algunas reticencias, volverse a reunir la próxima semana.

Sarria y Alós están bien vistos por la dirección del partido. Son dos políticos jóvenes que no quedaron manchados por la guerra interna que desangró y fracturó al PSOE alcireño en los años noventa. El plan consiste en ponerles de acuerdo para que piloten la nueva etapa, aunque ninguno de los dos acepta, por el momento, ceder al otro la secretaría general para configurar una nueva dirección política que siente las bases para regenerar la agrupación y mejorar los malos resultados electorales que registra el partido cada vez que llegan las elecciones locales. El cambio de caras se plantea como inevitable.

Fernando Pascual, el hombre que ha controlado el partido desde hace más de diez años ha aceptado dar un paso atrás y renuncia a ostentar más cargos políticos, pero la actual secretaria general, Isabel Aguilar, no está dispuesta a arrojar la toalla. Figura como candidata a la vicesecretaría general en la lista de Sarria y se ha tomado la irrupción del sector crítico como una afrenta. Está muy enojada y, de hecho, ayer no acudió a la reunión pese a que cada sector debía acudir a la mesa negociadora con cuatro representantes.

El secretario general del PSPV de la Ribera Alta, Carles Arques, que moderó el diálogo, prefirió ofrecer una lectura «positiva» tras la primera toma de contacto. «El primer objetivo es recuperar la normalidad política dentro de la agrupación para acotar el posicionamiento de cada parte y avanzar para ponernos de acuerdo en qué queremos hacer para mejorar la imagen del socialismo alzireño. Estoy seguro de que alcanzaremos un consenso en cómo hay que hacerlo. Y luego ya estudiaremos quién ha de desarrollar ese programa», aseguró anoche. «Acuerdos que se presentaban mucho más difíciles en otras poblaciones han acabado consiguéndose y en Alzira también vamos a intentarlo», zanjó.

Los críticos desafían al PSPV de Vázquez en Sueca

La elección del próximo secretario general del PSPV-PSOE en Sueca no va a ser tan plácida como se preveía.Un grupo de militantes ha decidido presentar una candidatura alternativa a la que liderará el actual concejal de Cultura, Vladimir Micó, por lo que el proceso de primarias abre otro escenario que reaviva las luchas internas. La lista del sector crítico estará encabezada por Isabel Serrano, que fue concejala en la legislatura 2015-2019 y actualmente es miembro de la ejecutiva comarcal y del comité provincial.

El lema escogido por la nueva candidatura es «Coherencia y Dignidad», lo que marca claramente el objetivo que persigue ese grupo de militantes: «Pretendemos manifestar nuestro rechazo al pacto de gobierno local suscrito con el Partido Popular, que provocó la ruptura de las disposiciones contenidas en el Pacto del Botánico, en detrimento de conseguir la alcaldía mediante un pacto de fuerzas progresistas».

A los integrantes de la candidatura les «avergüenzan» las informaciones que se publicaron días antes del pleno de investidura que aseguraba que se había firmado un pacto entre el PSOE, PP y C’s ante notario «con una penalización de 20.000€ por incumplimiento del mismo».

Una vez convertido en alcalde, se le abrió un expediente disciplinario a Dimas Vázquez que no ha prosperado. «La possible firma de un pacto con sanción económica preocupa muchísimo porque establece un peligroso precedente sobre la necesidad, o no, de acatar las directrices sobre pactos de gobierno del partido. Por tanto, en las próximas elecciones se deja la puerta abierta para blanquear cualquier pacto con la derecha, incluyendo a VOX si fuera necesario», defiende la candidatura alternativa, que pretende «demostrar que es posible otra forma de hacer las cosas, que los valores y que las actitudes que caracterizan a nuestro partido siguen siendo parte importante de nosotros».

Compartir el artículo

stats