Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cofradías valorarán extender los días de exhibición de los doseles

La junta de hermandades lo ve con buenos ojos, pero defiende la tradición

El Devallament será uno de los doseles que reabrirá. | PERALES IBORRA

Los próximos dos fines de semana pueden ser de gran importancia para la Semana Santa de Alzira, ya que de su desarrollo dependerá si las cofradías amplían o no los días de exhibición de los doseles, auténticas obras de arte efímero que representan los episodios más significativos de la Pasión de Jesucristo.

Finalmente, serán tres las hermandades que abrirán los suyos tanto este fin de semana, coincidiendo con el trigésimo aniversario de la Tamborada de Alzira, y el siguiente. Jesús Nazareno y Nuestra Señora del Sufragio, el Descendimiento de la Cruz y María Magdalena. El primero de ellos fue el vencedor del concurso de doseles de Semana Santa y será el principal atractivo. De hecho, este es el que motiva que los vecinos y visitantes de Alzira puedan disfrutar, lejos del calendario habitual, ya que fueron muchas las personas que se quedaron sin verlo. Las largas colas generaron cierto rechazo y hubo quien prefirió lamentarse que aguardar las horas de espera.

«Hemos trabajado con mucha rapidez para dar respuesta a esta situación extraordinaria que busca satisfacer el deseo de todos aquellos que no pudieron ver el dosel ganador o cualquier otro», explicó ayer a Levante-EMV el vicepresidente de la Junta de Hermandades y Cofradías de Alzira, José Miguel Clari. Se ha ofrecido la posibilidad de reabrirlos durante cinco días. Este sábado y el domingo, además del viernes, sábado y domingo de la próxima semana. En todos los casos, tanto en horario matutino como vespertino.

Será una suerte de experiencia piloto que podría marcar un antes y un después en la historia de la Semana Santa alzireña, ya que si el resultado es positivo no se descarta que en un futuro pueda repetirse de nuevo. Esto permitiría a la ciudad aprovechar el potencial de una fiesta de Interés Turístico Nacional para atraer un mayor número de visitantes lejos del calendario habitual.

«Ahora mismo, no nos planteamos que esto tenga una continuidad. La vida de un dosel dura hasta el Viernes Santo y eso es algo que forma parte de su esencia. Quizás alargar su exhibición le restaría encanto. O a lo mejor esto es un éxito rotundo. Estaremos atentos a cómo se desarrollan los próximos fines de semana para valorar si merece la pena estudiar una posible ampliación o no», admitió Clari.

La posibilidad, por tanto, está sobre la mesa. Aunque pueda generar recelos, la reapertura extraordinaria de los tres doseles supone ya un paso en sí mismo. Queda por ver si merece la pena continuar o no por dicha senda. «Pase lo que pase, será algo que consensuaremos entre las cofradías y el ayuntamiento», concluyó Clari.

Compartir el artículo

stats