Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cincuenta años sobre ruedas

La empresa Transportes Mazo cumple medio siglo desde que los cuatro hermanos empezaran su andadura en solitario siguiendo el camino que su padre había iniciado con carros y camiones

Cincuenta años sobre ruedas |

El carro que en 1917 empezó a utilizar José Mazo Ferrer para realizar viajes desde Alhama de Almería, su localidad natal, a Jumilla cuando apenas contaba con 14 años representa el precedente más remoto y a su vez el origen de una saga de empresarios que da nombre a uno de los gigantes del transporte refrigerado que actualmente operan en España, con una flota de más de mil camiones y un equipo humano de 600 personas que diariamente realiza de media más de 180 cargas completas -hasta 270 en temporada alta- por España, Europa y el norte de África. Esta trayectoria de más de un siglo cuenta con hitos que han marcado la evolución de lo que hoy es el Grupo Mazo. El 21 de abril se cumplían exactamente 50 años de la constitución por parte de los cuatro hijos de José Mazo -Antonio, Pepe, Paco y Bernardo- de la mercantil Transportes Mazo Hermanos, SA, una empresa con la que iniciaban una andadura en solitario que hoy mantiene la tercera generación de la saga.

Cincuenta años sobre ruedas |

José Mazo había llegado a Alzira en 1933, aunque no fue hasta 1939 cuando decidió establecerse definitivamente en la ciudad junto a su mujer, Bárbara, y sus entonces tres hijos, ya que el cuarto, Bernardo, nacería en la capital de la Ribera Alta. Tras iniciarse con el carro de un tío suyo en el transporte cuando todavía era un adolescente, a los 18 años empezó a conducir vehículos de motor y unos años después adquiría su primer camión, un Opel Blitz, lo que supuso el inicio de su andadura en el transporte comercial motorizado. En estos primeros años llegó a reunir cinco camiones, que le fueron requisados durante la Guerra Civil, y solo pudo recuperar dos una vez finalizada la contienda.

Estas vicisitudes no mermaron su vocación empresarial como transportista y en los años 40 constituyó junto a otros quince socios la mercantil Transportes Alzira, una sociedad que apenas se mantuvo durante cinco años. José Mazo funda en 1954 con otros dos socios, Emilio Calatayud y Bernardo Perepérez, la firma Transportes Mazo, que empieza a operar con varios camiones aportados por los socios: dos Austin, un Chevrolet y dos Albion. Más tarde se ampliaría la flota con vehículos de la marca Leyland y, décadas después, los míticos Pegaso y Man.

Cincuenta años sobre ruedas | GRUPO MAZO

El mayor de sus hijos, Antonio, empezó a trabajar en la empresa con tan solo 17 años acompañando a uno de los chóferes. La naranja vivía en aquellos años una época dorada. Europa, unos años de crecimiento. En 1957 se constituye el Mercado Común y España firma en 1958 acuerdos comerciales ventajosos que propiciaron que los camiones empezaran a cruzar la frontera y la empresa alzireña dio el salto al transporte internacional.

Fuentes de la empresa detallan que Antonio Mazo realizó un viaje con uva a Frankfurt a finales de los años cincuenta que, a la postre, supuso uno de los primeros vehículos de carácter comercial que entraban en la ciudad desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Unos años después del fallecimiento del fundador de esta saga de transportistas, ocurrido en 1967, sus hijos deciden dar un giro al negocio para continuar en solitario y constituyen en abril de 1972 la empresa Transportes Mazo Hermanos, una marca que se mantiene, al tiempo que proyectan la construcción de una nueva base junto a la carretera de Albalat.

Esta nueva etapa en la que el camión sustituyó al tren y al barco en la exportación de naranjas al facilitar el transporte puerta a puerta fue también la de la especialización en el transporte refrigerado y la empresa amplió sus rutas por Europa.

Cincuenta años sobre ruedas

Trans-Frigo Canarias

Otro hito en la historia reciente del Grupo Mazo fue la constitución de la empresa Trans-Frigo Canarias en 1989, que ofrece servicio a todas las islas, tanto las Canarias como las Baleares, y la intermodalidad -la combinación del transporte por carretera y por barco para ganar eficiencia-, pasa a ser clave en el modelo de negocio de la compañía. De hecho, en 2007 se amplía esta sistema combinado a la autopista ferroviaria entre Le Boulou, al sur de Francia, y Luxemburgo, lo que permite a los semirremolques cubrir un trayecto de mil kilómetros sin pisar carretera. También en esta etapa reciente se inician los viajes a Maruecos primero y a partir de 2014 a África.

Esta empresa familiar cumple 50 años como una de las diez firmas de transporte refrigerado más importantes de España e inmersa en la construcción de una nueva base en el polígono El Pla de Alzira sobre una parcela de 100.000 m2. El acusado repunte del precio de las materias primas en la actual coyuntura económica ha ralentizado el proyecto aunque, con las primeras fases ya ejecutadas, se prevé que en septiembre puedan arrancar las obras propias de la nueva central para seguir sobre ruedas.

Compartir el artículo

stats