Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD Alzira desciende al filial levantinista con el último triunfo del año

Los de Dani Ponz resisten durante la segunda parte con un jugador menos y hacen valer el 1-2 con el que el partido llegó al descanso

Los jugadores del Alzira celebran uno de los dos tantos de la victoria. | JOSÉ GÓMEZ

La UD Alzira ha puesto punto y final a la temporada de retorno al fútbol interautonómico con nota. De aspirar a mantener la nueva categoría de 2ª RFEF, el conjunto azulgrana logró la permanencia a dos jornadas para la conclusión e incluso hasta entonces tuvo probabilidades de clasificarse para el play-off de ascenso a 1ª RFEF. El domingo logró la victoria en la ciudad deportiva de Buñol por 1-2 ante un Atlético Levante al que envió a 3ª RFEF, consumando así una semana trágica de la familia granota.

Consciente de que solo le valían los tres puntos, el Atlético Levante salió en tromba y ya a los 45 segundos Padilla dejó un balón en bandeja que Mario cruzó en exceso. Sin embargo, pasado el cuarto de hora, los alziristas ya llegaban más asiduamente al campo granota. En el 18, Juanma enganchó un disparo de fuera del área que Cuñat no atrapó y Coscia, atento, cabeceó el 0-1. Los levantinistas llegaban en contadísimas ocasiones. Padilla envió el cuero por encima del larguero al filo del ecuador. En el minuto 34, Soler vio anulado su gol a la salida de un córner por falta en ataque. El jugador del primer equipo Marc Pubill lanzó un centro que se envenenó y pasó cercano al travesaño. El lateral Juanma volvió a ser el creador de peligro alzirista y en concreto para que se consiguiera el 0-2. El alicantino centró perfectamente para que Chema enganchara un cabezazo inapelable, imposible para Cuñat. A punto de llegarse al fin del tiempo reglamentario, Mario penetró en el área y colocó un derechazo precioso que supuso el 1-2. El colegiado llevó la prolongación a los siete minutos -curiosamente menos que en la segunda parte- y en ella llegó la expulsión de Coscia. Hizo una falta en ataque y recibió una segunda tarjeta amarilla. Según el colegiado, la primera llegó minutos antes por haber entrado sin permiso tras ser atendido, aunque el cuerpo técnico alzirista alegaba en el vídeo que tanto el árbitro como el asistente indicaron al rosarino que volviese al terreno de juego. «Lo de los arbitrajes con el Alzira esta temporada está siendo una locura. Nadie entiende la decisión del árbitro que se ha cargado el partido», comentó el técnico, Dani Ponz.

Con un jugador menos, el partido solo tuvo una dirección: hacia la portería de la UD Alzira en la segunda parte. Sin embargo, los granotas no encontraban los tres palos. A los 10 minutos Ponz dio entrada a Bono por Beli para formar con defensa de tres. Con el Alzira encerrado en su área, Padilla lo intentó desde fuera pero se le escapó lo que podría haber sido un golazo. Sesé y Martín Lapeña sustituyeron a Marenyà y Selfa y dieron más mordiente al ataque alzirista aunque sin poner en peligro la meta de Cuñat. A cinco para el final, el portero polaco sacó un pie providencial de nuevo a disparo de Padilla. Germán y Carlos Pérez vivieron sus últimos minutos como alziristas al sustituir a un tocado Lado y Chema. Los levantinistas fueron desesperándose a la par que entristeciéndose poco a poco por ver que no llegaba el tanto del empate previo al de una victoria que le habría dado la permanencia, ya que tenía mejor golaveraje que sus tres rivales directos.

Acaba pronto la temporada para la afición alzireña que tendrá que esperar dos meses para que vuelva el fútbol, seguro que con una plantilla muy diferente a la actual. La buena temporada realizada hará que muchos jugadores vayan a equipos que les darán mejores sueldos y otros volverán a los equipos de los que llegaron cedidos.

Compartir el artículo

stats