Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una caña de cultivo que suena bien

Una empresa de la Pobla Llarga empieza a producir lengüetas para oboe con el carrizo plantado en una parcela que ya se dispone a ampliar con una especie autóctona por sus buenos resultados

Una caña de cultivo que suena bien |

La plantación experimental de cañas que una empresa de la Pobla Llarga especializada en instrumentos de viento-madera realizó hace dos años para asegurarse una materia prima de calidad para la fabricación de algunos accesorios, que ahora se ve obligada a importar, ha empezado a dar sus frutos y las primeras conclusiones, literalmente, suenan bien.

Una caña de cultivo que suena bien |

Además, los responsables de Zasmusic han descubierto que una caña autóctona del área mediterránea que les facilitó el Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF), la «Arundo Micrantha», ofrece un resultado «muy bueno» con las lengüetas -«cañas» en el argot musical- de oboe, ya que tiene un diámetro más pequeño que resulta adecuado para este instrumento, entre 10 y 11 milímetros, por lo que la próxima semana ampliarán la plantación de esta variedad en estos momentos testimonial.

Una caña de cultivo que suena bien | PERALES IBORRA

Zasmusic importa de Francia tubo de caña para la fabricación de lengüetas a 200 euros el kilo en el caso del oboe y a 50 en el del fagot, aunque asume que parte de esa materia prima se corta en España o Italia. Con una producción creciente desde que en 2017 se apoyaran en la plataforma de Amazón para comercializar sus «cañas» por toda Europa, hace dos años optó por realizar una plantación de «Arundo donax», la denostada caña invasora que coloniza cauces de ríos y barrancos, al objeto de producir su propia materia prima con las condiciones idóneas para la fabricación de estos accesorios.

Una caña de cultivo que suena bien

«Tuvimos que pedir una autorización a la Conselleria de Agricultura porque se trata de una planta invasora y durante aquellas conversaciones nos dijeron que nos pusiéramos en contacto con el CIEF y allí nos explicaron la existencia de la ‘Arundo Micrantha’, cogimos un par de plantas y con solo un año ya pudimos recolectar y empezar a fabricar ‘cañas’ para oboe que están sonando muy bien», explica Ximo Vidal, uno de los socios de la empresa.

Vidal destaca que con esta materia prima se produce «una ‘caña’ flexible, con un sonido no estridente que ‘empasta’ muy bien dentro de la orquesta, porque a veces el sonido del oboe es demasiado estridente y se nota mucho y con esta ‘caña’ está saliendo muy redondo», explica. En al aspecto ambiental, señala que esta variedad es mucho menos agresiva que la caña común.

Por lo que respecta a la «Arundo donax», que se utiliza para la fabricación de lengüetas de fagot que requieren de un diámetro mayor, entre 23 y 25 milímetros, la caña necesita un mayor desarrollo y este año se realizarán los primeros cortes de cañas productivas en la plantación que gestionan en un campo de la Pobla. «En el caso del fagot necesitamos una dureza mínima para que el instrumento saque afinación y un solo año resulta insuficiente porque la caña es muy blanda y el fagot no suena afinado», explica el músico, mientras señala que con un rizoma más desarollado se obtienen cañas de mayor diámetro.

Ximo Vidal asegura que siempre ha defendido la caña como «una alternativa de cultivo» dado el precio que se llega a pagar por ella en este sector y si bien admite que la plantación inicial en aproximadamente la mitad de una parcela de tres hanegadas que ahora se completará es experimental, asegura que la empresa no descarta en el futuro adquirir campos para seguir plantando cañas. De momento, toda la producción que se obtiene es para consumo propio ya que, señala, «no tenemos bastante para plantearnos vender». Estima que con un kilo de tubo de caña se pueden producir unas 300 lengüetas de oboe.

Zasmusic genera unas 50 ‘cañas’ de fagot y otras 40 de oboe diarias que exporta a diferentes países de Europa, incluido Reino Unido, a través de Amazon. «Recibimos unos 35 pedidos al día», explica. La empresa de la Pobla Llarga ha renunciado a producir lengüetas para clarinete, que requiere de un diámetro incluso mayor, y también para «dolçaina». Según resume Vidal, «no damos abasto con el fagot y el oboe».

proceso de transformación.

Compartir el artículo

stats