Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trece detenidos, dinero, droga y coches retenidos en otra redada en l’Alquerieta

Decenas de agentes toman de madrugada el barrio para entrar en domicilios y realizar siete registros

Dos registros se realizaron en la calle Juan Sebatián El Cano. | P.I.

Trece personas detenidas es el balance provisional de la operación desplegada en la mañana de ayer por la Policía Nacional en el barrio de l’Alquerieta de Alzira, en la que se registraron siete viviendas, se intervinieron diversas sustancias estupefacientes así como cinco vehículos de alta gama, una importante cantidad de dinero en efectivo y un arma corta. Este dispositivo culmina supuestamente una investigación contra el tráfico de drogas, aunque apenas han trascendido detalles de un caso que se encuentra bajo secreto de sumario.

El despliegue dirigido por la policía judicial de la Comisaría de Alzira-Algemesí contó con el apoyo de casi una decena de dotaciones la Unidad de Intervencional Policial (UIP), que todavía de madrugada tomaron posiciones en diferentes puntos de la barriada, cerrando al tráfico las calles Trafalgar, Buenos Aires o Lutxana, entre otras. Algunas fuentes indicaron que también participó una unidad de perros adiestrados en la localización de drogas.

En torno a las 6,30 horas las fuerzas de seguridad accedieron por sorpresa y de forma simultánea a diferentes domicilios tras golpear la puerta con arietes para proceder a la identificación de los ocupantes y al posterior registro. En total se practicaron trece detenciones, en muchos casos de personas con vínculos familiares. Según ha podido saber Levante-EMV, los agentes entraron en dos viviendas de la calle Lutxana, otras dos casas en Juan Sebastián El Cano y dos pisos de una finca de la calle Trafalgar.

Algunos vecinos que al escuchar el estruendo se asomaron a la calle para ver qué ocurría indicaron que los agentes iban fuertemente armados y que rápidamente les dieron indicaciones para que permanecieran encerrados en sus casas. En torno a las 9,30 de la mañana se levantaba el despliegue policial en el barrio.

Si bien hacía algún tiempo que no se realizaba una redada de esta magnitud en l’Alquerieta, no resulta novedoso para los vecinos ya que antes de la pandemia se repetían de forma cíclica y también son frecuentes los controles policiales, por lo que algunos residentes que vieron el fuerte dispositivo no dudaron en señalar que no se habían soprendido: «Estamos acostumbrados», indicaron.

Compartir el artículo

stats