Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carcaixent reduce en más de 60 € el IBI y pierde un millón en ingresos

Oposición y gobierno coinciden en que implicará una merma de servicios

Una vecina frente a una vivienda en venta. | PERALES IBORRA

Gobierno y oposición de Carcaixent coincidieron, por fin, en un tema tan importante para la ciudad como la recaudación de tributos. Tras la notificación ministerial de que la localidad vería reducidos los valores catastrales un 30 %, han acordado elevar el tipo impositivo del IBI desde el 0,74 al 0,94%. Una cosa no compensará la otra, por lo que los vecinos verán cómo se reduce la contribución por inmuebles urbanos en unos sesenta euros, al menos. Eso sí, el consistorio perderá alrededor de un millón de euros en ingresos y deberá recortar los servicios públicos.

El IBI ha sido motivo de controversia durante toda la legislatura. La oposición ha hecho campaña en favor de su reducción durante no poco tiempo. La situación se enturbió tanto que, a finales de 2019, se tuvo que suspender un pleno y el ejecutivo local salió escoltado del consistorio tras una algarada. Las posturas parecían irreconciliables, pues una parte del hemiciclo insistía en que había que se debía rebajar la contribución mientras la otra apelaba a que un descenso en el volumen de ingresos implicaría una merma en los servicios públicos.

Dos años y medio después, gobierno y oposición aprobaron esta semana en el pleno un tipo impositivo que, en la práctica, reducirá los recibos del contribuyente entre 60 y 200 euros el próximo año, según los cálculos del PSPV.

El consistorio debía actualizar con premura los tipos impositivos del IBI urbano ya que el Ministerio de Hacienda ha actualizado los valores catastrales de los inmuebles a la baja y debía aprobar unos nuevos esta misma semana. «Se pone fin a lo que todos conocíamos como ‘catastrazo’, pero esta rebaja de valores catastrales implica que, de no modificarse el tipo impositivo, la reducción de los ingresos sería enorme», explicó el concejal de Hacienda, Vicent Lluís Roca.

Hasta la fecha, se aplicaba un tipo impositivo del 0,74 %. El gobierno municipal planteó un incremento hasta el 1,1. El Partido Popular quería un 0,9. Units per Caraixent sugirió el 0,95 y, finalmente, el ejecutivo puso sobre la mesa la cifra que finalmente aprobarían todas las formaciones políticas: 0,94. La subida no compensará el descenso de los valores catastrales, por lo que el impuesto será menor. Las arcas municipales perderán un millón de euros.

Las consecuencias del populismo

Diversas agrupaciones sacaron pecho tras la votación. Units se lo atribuyó como una victoria en solitario. El PSPV no fue menos. Todos esgrimieron que, ante la delicada situación económica global, el consistorio debía ofrecer un balón de oxígeno a la ciudadanía. Pero solo Compromís y PP hicieron especial énfasis en las consecuencias que tendría. «Entendemos que debemos buscar consensos en materia financiera, pero los vecinos deben comprender que se notará en la calle», argumentó Roca.

Por su parte, el popular Salvador Ferrer, que defendió la bajada del IBI no hace tanto, manifestó: «Esto es populista, sí, porque se van a bajar los impuestos, pero el ayuntamiento quedará hipotecado durante años. Se disminuirá el presupuesto, porque Carcaixent no tiene industria y casi todos sus ingresos provienen del IBI».

Compartir el artículo

stats