Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio millar de vecinos exigen fiesta escolar en la Setmana de Bous

Creen que «es un ataque a la tradición centenaria»

Medio centenar de vecinos exigen fiesta escolar en la Setmana de Bous

Más de medio millar de ciudadanos, muchos de ellos niños y jóvenes, participaron ayer en la manifestación convocada por la Comisión Taurina de Algemesí contra la decisión del Consell Escolar de suprimir este año las vacaciones educativas durante la Semana Taurina, que se celebra a finales de septiembre. La medida ha provocado una gran polarización en el municipio entre los partidarios y detractores de la medida. La protesta llevada a cabo ayer no será la última si la comunidad escolar no rectifica sus planteamientos, según alertaron ayer los manifestantes.

El Consejo Escolar Municipal decidió el pasado 22 de junio proponer a la Conselleria de Educación que, a la hora de concretar el calendario escolar del próximo curso académico, decrete que la semana del 26 al 30 de setembre, cuando se celebra la tradicional feria de las novilladas, sea lectiva para los escolares del municipio. Este planteamiento rompe la costumbre de suspender las clases para que los jóvenes puedan participar sin ningún tipo de ataduras tanto en los espectáculos taurinos vespertinos como en las verbenas y conciertos que se organizan en horario nocturno.

Los organizadores de la Setmana Taurina se han tomado la decisión adoptada por el Consell Esclar como «un ataque incomprensible a su línea de flotación, a la infancia y a la juventud taurina» y reclaman, «desde el respeto a la soberanía» del órgano que gestiona la actividad docente en el municipio, «un debate más tranquilo y analítico, con atención a las variables y connotaciones que lo envuelven», para que «reine el sentido común y el respeto a las históricas tradiciones».

La Comisión Taurina, admite que el acuerdo del Consell Escolar «es democrático y legítimo», pero al mismo tiempo lo considera «un disparate que ataca valores tan importantes como la tolerancia, el respeto y la libertad». Precisamente esta última palabra «llibertat», fue la consigna más repetida durante la manifestación que recorrió anoche las principales calles y plazas de Algemesí.

Los defensores de la tradición taurina consideran que la eliminación de las vacaciones es una postura «ególatra y sectaria que está disfrazada de falsos argumentos educativos». También alertan de que ese cambio de criterio romperá «la ilusión, la esperanza de los niños y niñas y el anhelo del colectivo juvenil tras dos años sin fiestas, al igual que el trabajo de los peñistas, el dinero de miles de abonados y la salud de la economía local».

Los integrantes del Consell Escolar desestimaron la propuesta de la Regidoria d’Educació, que apostaba por mantener los cinco días de vacaciones durante la Semana Taurina y recuperarlos a lo largo del año escolar al sustituirlos por el 22 y 23 de junio o el día 23 de diciembre, tal y como se había consensuado en años anteriores. Este criterio fue rechazado por una mayoría que se decantó por aplicar un calendario similar al que se establece en otras poblaciones. En septiembre se aplica la jornada escolar continua, por lo que los estudiantes solo acudirán a clase durante el horario matinal. La tarde la tendrán libre, aunque la capacidad para disfrutar de la fiesta no será completa porque habrá que madrugar. Cuestión de prioridades. Y de gustos.

Los manifestantes que ayer recorrieron la escasa distancia que hay entre el Mercat Municipal y la Plaça Major de Algemesí, donde se concentraron para leer un manifiesto, se presentaron después en el salón de sesiones de la Casa Consistorial para intervenir en el Pleno Municipal. Allí, ante los concejales, reclamaron a la alcaldesa, la socialista Marta Trenzano, que mediase ante el Consell Escolar para reconducir la decisión de dejar a los escolares y a los estudiantes de bachillerato y los ciclos formativos de Formación Profesional sin vacaciones durante la Semana Taurina.

Ni la primera autoridad municipal ni el consistorio tienen competencias para modificar un acuerdo soberano del órgano que gestiona los asuntos educativos del municipio. Tampoco puede convocar ese ente participativo. La propia alcaldesa advirtió de esa incapacidad a los representantes de la Comisión Taurina, impulsores de la protesta que recorrió ayer las calles más céntricas de la ciudad. No obstante, Trenzano se comprometió a ponerse en contacto con los responsables del Consell Escolar para explorar si hay posibilidad de dialogar para desatascar el conflicto.

Los taurinos piden a la alcaldesa que medie ante el Consell Escolar

Compartir el artículo

stats