Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Atraco fiscal en Cullera Beach

Atraco fiscal en Cullera Beach

En las ultimas semanas, hemos podido vivir otra nueva polémica, abierta por el alcalde de Cullera sobre sus propuestas de perjudicar a todas las personas que tienen apartamentos en las playas de Cullera, y sobre todo contra los más humildes que no pueden adquirir una vivienda en su término.

Lejos de gestionar mejor los actuales recursos, propone que los propietarios de viviendas para uso vacacional se empadronen para obtener facilidades en los aparcamientos a cambio de un bono de 150 € para los cuatro meses de verano. Con esta maniobra pretende un aumento de la población censada para obtener mayores ingresos de las transferencias que recibe del Gobierno de España.

Pero les invito a que vean el vídeo de la sesión plenaria, en la que arremete contra los propietarios y también contra los más humildes que no tienen posibilidad de adquirir una vivienda y se tienen que conformar con venir a disfrutar de las playas. El alcalde descalifica a estas personas que según él vienen con la nevera y a comer pipas.

Lo prudente sería buscar ampliar zonas de aparcamiento, con opciones de poder adquirir en propiedad o rotación y así favorecer, la venida de más personas que gasten en la hostelería y los comercios locales de Cullera.

Arremete con falsas justificaciones de que cuestan 600.000 euros los socorristas y un millón de euros las limpiezas de las playas; pero ¿en qué se gastan el resto de los millones que ingresan por transferencias del Estado, por el IBI, por las tasas, licencias etétera?

A cambio, este año, han aplicado una subida del 10% en la tasa de residuos, manteniendo un tipo de los más altos en el IBI, teniendo en cuenta que el tope marcado es del 1’10%, Cullera aplica el 0’17 menos del tope, es decir un 0’93%, muy lejos del mínimo que es del 0’40%.

Un buen alcalde tiene que optimizar los recursos y sobre todo gestionar correctamente, pues todo no es salir a pasear y hacer buena cara. Habla de que tiene 10.500 farolas. Eso, señores, lo tienen también ciudades como Alzira, o algo más de 6.000 Algemesí, pero esas farolas pueden tener un coste energético de menos de 100.000 euros al año, así que nos quiera vender su moto.

La propuesta que hace no garantiza a nadie poder aparcar en la zona verde. Se les llena la boca con decir que han creado aparcamientos públicos como el de Bahía Park, que no llega a 50 plazas. Que no arremeta y castigue a sus veraneantes, que en el mejor de los casos están viviendo en Cullera dos meses y sin embargo, pagan 12 meses al año.

Les hago una reflexión final: en Cullera hay mas de 40.000 viviendas que pagan IBI y la tasa de residuos, lo que genera unos ingresos por IBI de cerca de 20 millones de euros, de los cuales, según informa el propio consistorio, se destinan 1.600.000€ a socorristas y limpieza, que representa un 8% sin tener en cuenta los ingresos del Estado.

Compartir el artículo

stats