Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna del Domingo

El mérito de los ciudadanos alzireños

El mérito de los ciudadanos alzireños

Esta semana hemos tenido que leer en prensa como se congratulan Compromís y el PSPV-PSOE por la reducción de la deuda municipal.

Nos recordaban que era la más baja en 14 años y curiosamente se cumplen 12 años ahora, desde que se nos condenase a pagar por sentencia un total de 12,5 millones de aquella decisión urbanística del Hort de Redal, orquestada en su momento por el PSOE y BLOC (ahora integrado en Compromis).

Pero retomando la rebaja de la deuda, porque hay que recordarlo, se debe al esfuerzo de los alzireños que sufren la gran presión fiscal de este Ayuntamiento.

Pues somos líderes por encima de la media autonómica en impuestos como son el IBI, también pagamos más caro que la media el IAE, tener uno de los impuestos más caros de la comunidad valenciana como es el impuesto tracción mecánica o tener el tipo máximo del 28% en el Impuesto de incremento de valor por venta de inmuebles.

La reducción de la deuda también hay que atribuirla a las condiciones de pago y gestiones que se establecieron en su momento y como no al cumplimiento de las mismas, único mérito atribuible.

Y cuando se habla de deuda, hay que contarlo todo, también el endeudamiento al que nos sigue llevando Compromisos y PSOE aumentando el gasto año tras año en personal de la casa, que pasa de 13 millones en 2015 a 25 millones de euros en la liquidación del anterior ejercicio, y esta sí que es una verdadera hipoteca, la mayor a medio plazo en el ayuntamiento, y de la que no habla el concejal, suponiendo un lastre ya que nos deja sin capacidad de inversión.

Que no les engañen, el coste de la reducción de esta deuda se ha traducido en: dejar de lado a nuestros vecinos, autónomos, hosteleros, comerciantes... con ayudas insuficientes durante la pandemia, no tener capacidad de inversión, no poder invertir en infraestructuras municipales si no reciben ayudas externas (valga como ejemplo que llevamos 3 años sin pabellón), falta de mantenimiento y el deterioro en muchos de nuestros barrios o ir jugando a la ruleta con nuestro legado histórico arquitectónico por no poder rehabilitarlo, con recursos propios.

Reflexionemos pues, que altos intereses estamos pagando los alzireños a cambio de reducir la deuda con el bipartito.

Compartir el artículo

stats